•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Al fin se conoció la verdadera razón por la que los Orioles de Baltimore no habían hecho oficial su arregló con Everth Cabrera la semana pasada, cuando se aseguró que tenían un acuerdo por 2.4 millones de dólares y 600 mil más por incentivos para esta temporada.

La condición o prerrequisito, como lo calificó el mánager de Baltimore, Buck Showalter, era que el nica aclarara su situación legal para evitar cualquier riesgo a la hora de firmarlo.

Y eso se confirmó ayer en medios de comunicación de San Diego como el UT, donde explican que Cabrera arregló con los fiscales, encargados de llevar su caso en California, por los cargos de resistirse al arresto, manejar bajo la influencia de marihuana y posesión de la misma.

El resultado de esa negociación, el primordial, era evitar la posibilidad de caer hasta un año de cárcel. Lo que sí tendrá que cumplir serán tres años de libertad condicional, 80 horas de trabajo voluntario y una multa de 655 dólares.

Con eso resuelto, Cabrera y Baltimore hicieron oficial la firma ayer y de paso se reportó al Spring Training en Sarasota, Florida. Ahí aprovechó para dar sus primeras reacciones sobre su caso.

“Siempre aprendemos de los errores y yo ya aprendí”, dijo Cabrera a periodistas tras su presentación. “Estoy tranquilo. Mi mente está fresca y estoy listo para jugar beisbol y feliz de estar aquí”.

Buck dijo, entre algunas cosas con los periodistas,  “No andaré detrás de él”, como asegurando que no tiene por qué vigilar lo que haga el nica fuera del terreno de juego, a propósito que en los últimos dos años sus decisiones fuera del campo lo han puesto en esta situación incómoda. Al parecer, Cabrera tiene de nuevo el futuro en sus manos, esperemos que aproveche esta nueva oportunidad.