• Managua |
  • |
  • |

A pesar de dos intentos fallidos para coronarse campeón mundial ante los filipinos Merlito Sabillo y Knockout CP Freshmart, el capitalino Carlos “Chocorroncito” Buitrago (27-1-1, 16 nocauts) no ha perdido la fe de cumplir lo que Alexis Argüello (q.e.p.d.) vaticinó sobre él. “Este muchacho se coronará”, dijo la leyenda en reiteradas ocasiones.

Y es que el talento de Buitrago es indiscutible, pero le ha faltado determinación y enfoque para lograr lo que todavía es su sueño, del cual no piensa desistir hasta conseguirlo. En ese sentido, el capitalino tendrá la oportunidad de conseguir su tercera oportunidad titular si logra derrotar al excampeón mundial mexicano Mario “Dragoncito” Rodríguez (19-9-4, 12 nocauts) en la pelea eliminatoria que ordenó la Asociación Mundial de Boxeo, AMB, para el próximo 21 de marzo en el evento Nocaut a las Drogas que se celebrará en Chiapas, México.

A pesar de que le avisaron que pelearía 25 días antes de la fecha del combate, Buitrago no dudó en aceptar la oportunidad. Sin embargo, esta vez la amenaza de volver a fracasar está más latente que nunca, no solamente por el poco tiempo de preparación para el enfrentamiento, sino también porque peleará en uno de los territorios más difíciles de conquistar y ante un rival de mayor experiencia.

Tiene calidad

“El mexicano es mejor boxeador que mis dos rivales anteriores (Merlito y Freshmart)”, consideró Buitrago. “Sé que el tiempo es poco con el que me avisaron para esta pelea, sin embargo no puedo desaprovechar la oportunidad. Ahora tengo más experiencia y voy a intentarlo todo para ganarme ese chance titular”, agregó.

Este martes en el gimnasio Róger Deshon, Buitrago realizó una sesión de guanteo de 8 asaltos (4 minutos cada uno): cuatro con Félix “Gemelo” Alvarado y el resto contra Elvis Guillén.

Ante Alvarado el intercambio de metralla fue intenso, Félix no se guardó nada de su arsenal boxístico y exigió al máximo a Carlos, quien sigue adiestrándose a todo vapor pero sin la seguridad de llegar en óptimas condiciones a una oportunidad de oro, que de no aprovecharla, se sumaría a la lista de fracasos en su carrera.