•  |
  •  |
  • END

La oportunidad para que Everth Cabrera se quede con los Padres de San Diego está abierta, luego de la salida de Khalil Greene como short stop y la disponibilidad que tiene la organización de renovar sus filas con talento joven, pero eso no basta.

Aunque que el nica llegue con buenas referencias por su velocidad de piernas y agresividad para correr sobre las bases, lo que le permitió imponer una marca de 73 bases robadas en Clase A, la mejor en todas las menores e incluso las Mayores, además de su defensiva, que la califican de muy buena, él debe perfeccionar algunas técnicas.

“Sé que puedo quedarme en Grandes Ligas, pero reconozco que hay cosas en las que debo trabajar duro. Como me quieren como short, debo mejorar mucho en ser seguro con los doble plays. Siento que me apresuro mucho y me vuelvo impreciso, pero estoy entrenando fuerte en eso”, comentó Cabrera a EL NUEVO DIARIO.

Otra de las razones de peso por las que Félix Feliz, ex scout de los Rockies y ahora con San Diego, lo recomendó para que esta organización lo atrapara con la Regla 5, es la actitud incansable que tiene este joven de 22 años dentro y fuera del campo.

“Al igual que en los Rockies, a San Diego le gusta que presionó siempre para tratar de embasarme y después busco cómo conseguir una base extra con robos. Es una de las cosas que más valoran de mi juego. Pero también sé que debo trabajar mucho en mi bateo si quiero embasarme”, explica Cabrera con mucha serenidad. Everth también reconoce que pasa muchos apuros cuando se mide a pitcheres que dominan sus envíos de rompimiento.

“Con la curva no es tanto como el slider. Cuando es un slider arriba de 80 millas, siento que me desarma un poco porque me voy encima a la bola y pierdo estabilidad… Pero nadie mejor que yo para darme cuenta de las cosas que debo hacer. Estoy haciendo todo para llegar listo al spring training y quedarme en Grandes Ligas, ésa es mi meta y no pienso perderla de vista ahora que estoy a un paso”, agregó el pelotero de Nandaime.

Cabrera resumió .284 de average con los Turistas de Asheville, 136 hits, 80 anotadas, seis jonrones, 38 empujadas, 51 boletos, 101 ponches recibidos y 73 robos.

“Me llamaron Feliz y Juan Lara de los Padres y lo que más me recomiendan es que no me presione. Que tome las cosas con calma y deje que mi talento hable por mí. Eso me ayuda mucho, porque confían en mí y no pienso defraudarlos”, concluyó.

Everth debe marcharse el 18 de enero a República Dominicana para entrenar unas tres semanas antes de reportarse el 18 de febrero a Arizona, al spring training de los Padres.