•   Managua  |
  •  |
  •  |

La historia se repitió. La Azul y Blanco por segundo día consecutivo salió con brillo de la cancha. Peleó hasta el último instante en busca de un triunfo y aunque no lo logró ante el club Belén F.C. de Costa Rica, dejó la sensación que sigue avanzando y que los pretextos de otros años ya no están más en el menú de los lamentos. Al menos las derrotas ya no se estrellan en nuestras narices como antes.

Ayer la preselección nacional empató 1-1 ante Belén, gracias a un gol de Luis Galeano en el segundo tiempo, período en el que el técnico Henry Duarte cambió casi todo el equipo con el que inició, y los jugadores le respondieron con el ímpetu de una selección hambrienta de triunfo.

Norlan Cuadra, Norfran Lazo y Galeano fueron los protagonistas de ese tanto que terminó con la victoria parcial que venía gozando Belén desde el minuto 38 por un penal recibido y cobrado por el delantero panameño, Brunet Hay.

Y es que en la primera parte, la Azul y Blanco dejaba la impresión que pudo hacer más ante un equipo errático, que jugaba muy friccionado y pretendía a base de fuerza hacer valer su condición de local.

Pero no fue así. Javier Dolmus, quien fue el delantero de la primera parte de los nicas, se perdió la jugada más clara de gol de ese tiempo, vio además la banderola levantarse en varias ocasiones por posiciones prohibidas. Sin embargo eso no valió de mucho, y se tuvieron que ir al descanso con la desventaja 0-1.

Cambió el plantel

El equipo con Erlin Méndez, Alejandro Tapia, Francisco Paz, Cristhian Gutiérrez, Erick Téllez, Medardo Martínez, Luis Peralta, Roberto Vanegas, Norlan Cuadra, Elvis Pinel y Dolmus, fueron cambiados poco a poco por los que parece podrían ser los posibles titulares para los partidos eliminatorios ante Anguila.

Daba la impresión que Henry Duarte no solo quería probar el carácter de sus posibles titulares, también que quería salir con un mejor resultado del Estadio del Proyecto Goal donde se realizó el partido ayer.

Y así fue. Entró Lazo, más tarde Galeano y las cosas fueron mejorando hasta que al minuto 65 tras un centro, llegó un cabezazo de Norfran y con el rechazo del portero, Galeano o “Romario” como le dicen en su amada Jalapa, remató de testa para el empate 1-1.

Minutos más tarde entró Barrera y Franklin López y el equipo se veía con más energía, ordenado y con capacidad para ganar el duelo. Pero el tiempo no le dio para más. Mañana juegan la Azul y Blanco su último partido en Costa Rica en el Rohrmoser de Pavas.