Haxel Rubén Murillo
  •  |
  •  |

El pasado sábado, el matagalpino César Fornos asumió la presidencia de la Federación Nicaragüense de Baloncesto, Fenibalon, derrotando por paliza a Mario Valle en una votación que quedó 48-2.

Fornos durante dos años estará al mando de una Federación que no cuenta con el aval de la Federación Internacional de Baloncesto, Fiba, porque en nuestro país la dueña de ese reconocimiento es la otra institución de básquet que existe en Nicaragua, Fenibal.

Según el matagalpino, no existe una división en el baloncesto nacional, sin embargo la realidad es otra. S í hay divisiones entre directivos y federaciones, y eso obviamente, no ha beneficiado en nada a este deporte. Ya son varios años con este tipo de discrepancias y nadie se pone de acuerdo para trabajar en función del crecimiento de esta disciplina en la que hay talento, pero una mala dirigencia.

Lamentablemente el baloncesto femenino ha caído en una crisis intensa. El nivel es paupérrimo y nadie se ha preocupado por darle importancia. Fornos tendrá como reto, en poco tiempo, intentar redireccionar un barco que Alfonso Valle logró dirigir de buena forma y que ahora estará en manos del matagalpino, quien tiene pasión por el básquet, pero que deberá contrarrestar la desunión que hay entre directivos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus