•  |
  •  |

El serpentinero nicaragüense Erasmo Ramírez, de los Marineros de Seattle, lanzó 3 episodios ante los Rockies de Colorado, permitió dos imparables, una carrera, producto de un cuadrangular y ponchó a dos, quedando sin decisión en la derrota de su equipo 5-1 y dejó su efectividad en 3.60.

En el primer episodio, Ramírez hizo fallar a Charlie Blackmon con rola a la segunda, en seguida ponchó a Corey Dickerson, pero Troy Tulowitzki lo sacudió con un profundo cuadrangular por el jardín central. Wilin Rosario siguió con un sencillo, pero Ben Paulsen falló con rola a la intermedia.

Erasmo lanzó perfecto el segundo y tercer episodio, en el último con ponche incluido sobre Blankmon. En la parte baja de ese inning, el antesalista de Seattle, Kyle Seaguer, ripostó a la ofensiva con un jonrón por el jardín derecho, para empatar el juego 1-1 y permitió que el pinolero saliera sin decisión. Danny Hultzen se hizo cargo del montículo de los Marineros en la cuarta entrada.

Ramírez, que pretende convencer al manager Lloyd McClendon, de considerarlo como el quinto abridor en la rotación del equipo, igual que sus compañeros Taijuan Walker y el cubano Roenis Elías, realizó 40 lanzamientos ante  los Rockies, de los cuales 28 fueron strike y 12 bolas.

Hit de Cabrera
Por otra parte, el nandaimeño Everth Cabrera se fue de 2-1 en la derrota de los Orioles contra los Azulejos de Toronto. El pinolero, que jugó como intermedista y octavo bate, ligó un imparable por el jardín izquierdo, con un out en la pizarra, pero no trascendió en las bases porque Caleb Joseph y De Aza fallaron en sus respectivos turnos.

En el sexto, con el juego 3-0 a favor de los Azulejos, Cabrera sacó una rola por segunda, interceptada por Maicer Izturis, quien asistió a la inicial para ponerlo out. El nandaimeño dejó su promedio en .182.

Mejor suerte tuvo Cheslor Cuthbert, quien se fue de 1-1 con, 1 doble y 2 empujadas, en la victoria de los Reales de Kansas City 5-2 sobre los Rojos de Cincinnati. El pelotero originario de Corn Island entró en el noveno episodio y descifró una recta del lanzador Daniel Corcino, depositando la pelota en el jardín central y enviando al plato la cuarta y quinta carrera de su equipo.