•   Managua  |
  •  |
  •  |

Mientras Noel Rojas conectaba su hit mil, a las 10:39 a.m., jugando con Matagalpa ante Henry Bustos, a esa misma hora los Indios del Bóer se convertían en víctima de los Dantos, tras perder los dos juegos por 6x1 y 8x5 en el Estadio Nacional Denis Martínez.

De esta manera, Rojas se convirtió en el pelotero número 52 en llegar a la cifra de los mil indiscutibles en el beisbol de Primera División, logrando conectar el imparable en su tierra natal Matagalpa, sumando la victoria de 6x0 ante el Frente Sur Rivas.

El artillero bateó de 4-1 a primera hora. Fue ponchado en su primer turno por Bustos, pero supo descifrarlo en su segunda oportunidad conectando la bola al fondo del jardín izquierdo para sellar su marca personal.  

Este primer choque dejó la victoria a Elvin Orozco, en seis innings sin permitir carreras, propinando la derrota a Douglas Solís, permitiendo cuatro carreras en un episodio lanzado, destacando un jonrón de tres carreras de Emilio Villegas.  

Pero a segunda hora, los sureños respondieron con un triunfo de 6x2, para dividir honores, gracias a un rally de cinco carreras en el segundo episodio que explotó a César Orozco. La ofensiva fue encabezada por Antenor López, que bateó de 3-2 con una anotada y una impulsada.

Sacudieron al Bóer

Por su parte, los Dantos apalearon al Bóer con victorias de 6x1 y 8x5, para ganar la serie 3-1 y mejorar el balance de los últimos 20 encuentros sostenidos en la nueva época del “Pomares”, donde la tribu saca una leve ventaja de 11-9.

Entre las cosas más importantes que ocurrieron en el primer enfrentamiento, estaba enfocado en Juan Oviedo, que tenía 90 turnos al bate sin ser ponchado y 19 partidos consecutivo con al menos un imparable, pero esta llegó a su final luego de fallar en su primer turno. Mientras que en sus últimos dos apariciones fue golpeado. En ese primer duelo, Darrel Walter y Ronald Garth se volaron la cerca frente a Juan Serrano, que venía de lanzar juego sin hit ni carrera en su última aparición frente a los Cafeteros de Carazo. Jorge Bucardo se acreditó la victoria, permitiendo solo una carrera a los Indios.

“No es coincidencia”

Luego del partido, Juan Oviedo expresó a Radio La Primerísima su molestia sobre los golpes malintencionados que recibió en toda la serie contra el Bóer. Y señaló directamente al mánager de la tribu, Julio Sánchez, como el responsable. “Yo he jugado con el Bóer y los mánager siempre han jugado así cuando un jugador está con una buena racha. Así son Antonio “Boricua” Jiménez, Hubert Silva y Julio Sánchez. No es coincidencia que me hayan golpeado”, dijo Oviedo a El Nuevo Diario.

Por su parte, Julio Sánchez indicó que no quería involucrarse en conjeturas sobre este tema: “Si Oviedo piensa que lo mandé a golpear, ese es problema suyo. Ustedes los periodistas conocen a los jugadores y saben que Juan Serrano siempre ha lanzado fuera de la zona de strike; por eso no es un pitcher de consistencia”.

“Los juegos han estado ajustados y no creo que ningún pitcher vaya a ser imbécil de golpear a un pelotero por gusto”, agregó Sánchez, luego de que en la serie se dieran 19 golpes.

Oviedo insistió en que él, como ya ha sido parte de los Indios en otros torneos, sabe muy bien cómo se manejan las cosas a lo interno en el Bóer y por eso se atreve a ser tan categórico en sus declaraciones.