•   Managua  |
  •  |
  •  |

Una sorpresa, no una certeza, hizo posible que en 1971 viéramos en acción por segunda y última vez a cuatro ganadores de 20 juegos. Me refiero al derecho Pat Dobson, recién llegado a los Orioles de los Padres de San Diego, con balance de 14-15 y quien estuvo siete años en las Ligas Menores antes de ser ascendido por los Tigres en 1967. Seguramente, Dobson de 29 años, (fallecido) fue víctima de la leucemia en el 2006, se sentía incómodo entre tres ganadores de 20 el año anterior (Miguel

Cuéllar 24-8, Dave McNally 24-9 y Jim Palmer 20-10). Así que no podía ser visto en la pantalla de las posibilidades como un complemento.

Pero lo fue, tan inesperadamente, que esa de 1971 fue su única temporada de 20 triunfos, aunque en 1974, lanzando para los Yanquis que terminaron a dos juegos de los Orioles, se aproximó registrando 19, igual que Doc Medich.

TENÍAN BRAZOS DE ACERO

Previamente en 1920, cuando el mundo era en blanco negro, los Medias Blancas de Chicago, que finalizaron segundos de los Indios en la Liga Americana, presentaron a cuatro ganadores de 20 juegos, un hecho sin precedentes, llamativo, pero no de tanta repercusión como lo sería en este 2015, si los Nacionales de Washington, con una poderosa rotación encabezada por Max Scherzer y completada por Jordan Zimmermann, Stephen Strasburg, Doug Fister y Gio González, dejando a un lado al ganador de 15 el año pasado, Tanner Roark, reactivan esa proeza que anda cojeando, con barbas, canas y pocos dientes.

Lo más impresionante de aquel cuarteto de 1920 es que cada uno de ellos, además de ganar 20, completó también 20 o más juegos en un alarde de consistencia y efectividad, una mezcla cada vez más rara. ¿Se imaginan eso en estos tiempos cuando un staff con todos sus brazos no se acerca a los 20 completos? Nuestro Vicente Padilla recorrió toda la ruta solo cuatro veces a lo largo de 14 campañas, realizando 237 aperturas. Denis Martínez tiene una marca personal de 18 completos en 1979 con los Orioles, por cierto, cifra líder en la Liga Americana.

No necesitaron aquellos Medias Blancas de 1920 obtener más de 98 victorias para contar con cuatro ganadores de 20. El derecho Red Faber, de 31 años, registró 23-13 con 2.99 en efectividad, 28 completos y 108 ponches en 39 inicios; el zurdo Claude Williams, de 27 años, lanzando raramente en lo que fue su séptima y última campaña, obtuvo balance de 22-14 con 3.91 recorriendo toda la ruta 26 veces con 128 ponches en 38 aperturas; el también zurdo Dickie Kerr, de 26 años, ganó 21 y perdió 9 con 3.37, un total de 20 faenas completas y 72 kaes en 27 trabajos como abridor; Eddie Cicotte, veterano derecho, de 36 años, tuvo aliento y dominio para ganar 21 y perder 10 mostrando 3.27 en carreras limpias, completando 28 juegos y ponchando a 87 en 35 inicios. Pensar que con cuatro ganadores de 20 esos Medias Blancas se quedaron cortos en una época en que no existía la postemporada.

MEDIO SIGLO DESPUÉS

Una larga espera de 50 años estuvo desvaneciendo el recuerdo de esa proeza monticular, pero cuando los Orioles colocaron en pantalla a tres ganadores de 20 en 1970, los cuatro brazos de acero de aquellos Medias Blancas regresaron a la notoriedad, agradecidos. Y al año siguiente, 1971, con Pat Dobson aterrizando en Baltimore y excediéndose, aparecen en escena por segunda y hasta hoy última vez, cuatro ganadores de 20 juegos.

Dave McNally, un zurdo de 31 años, ganó 21 y perdió 5 con 2.89 en efectividad, 11 completos y 91 ponches en 30 inicios, para un equipo de 101 triunfos como fueron esos Orioles manejados por Earl Weaver; otro zurdo, el cubano Miguel Cuéllar, ganador del Cy Young compartido en 1969, registró 20-9 con 3.08 y 21 esfuerzos toda la ruta, ponchando a 124 en 38 aperturas; Jim Palmer, derecho de 25 años, terminó con balance de 20-9, un brillante 2.68 en carreras limpias, 20 completos y 184 ponches a lo largo de 37 inicios; y cerró el sorprendente Pat Dobson, derecho de 29 años, con 20-8, un reluciente 2.90 con 187 kaes en 18 jornadas sin flaquear después de 38 aperturas.

Desde entonces, solo un acercamiento sin peligro, el realizado por los tiradores de Oakland, el derecho Jim “Catfish” Hunter (21-5 y 3.34) y los zurdos Ken Holtzman (21-13 y 2-97) y Vida Blue (20-9 y 3.27) con 11, 16 y 13 completos. No apareció en esa rotación otro brazo capaz de llegar a los 10 triunfos.

EXPECTATIVAS FRUSTRADAS

Cuatro de 20, le truena. Sandy Koufax y Don Drysdale, compañeros de staff en aquellos Dodgers, solo una vez ganaron 20 en la misma campaña; los Bravos Atlanta reunieron por largo rato como los Tigres del 2014 a tres ganadores del Premio Cy Young, que entraron al Salón de la Fama como Maddux, Glavine y Smoltz, pero nunca los vieron ganar 20 al mismo tiempo; un póquer fallido, fue el de los Indios de Cleveland en 1954 cuando ganaron 111 veces. Solo Bob Lemon y Early Wynn llegaron a la cifra, en tanto Mike García se quedó en 19 y Bob Feller a sus 35 años aportó 13 victorias.

Ahora, con esa impresionante rotación, los Nacionales de Washington se presentan como una nueva posibilidad de esa misión imposible 45 años después. Hay quienes piensan que podrían conformarse con dos. Inclúyanme por favor.