•   Melbourne  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El piloto británico Lewis Hamilton, vigente campeón del mundo, dominó este domingo de principio a fin el GP de Australia de Fórmula 1, primera prueba del Mundial, y Mercedes-AMG consiguió el doblete con el segundo puesto del alemán Nico Rosberg.

Otro alemán, Sebastian Vettel, terminó tercero y se subió al podio en su primera carrera con Ferrari. Tras acabar la carrera, Vettel --cuádruple campeón mundial-- gritó un “Forza Ferrari” por radio a sus mecánicos.

Hamilton, quien partió desde la pole position, tuvo una gran salida y nunca fue inquietado por Rosberg, incluso cuando este se acercó a un segundo y medio (vueltas 36 a 52) del británico. El doble campeón inglés dominó esta primera prueba de principio a fin, una carrera en la que solo comenzaron quince monoplazas.

“Nico (Rosberg) fue muy rápido durante toda la carrera y tuve que gestionar muy bien la cantidad de gasolina y el estado de mis neumáticos. Cuando se puso a presionarme pude reaccionar, por suerte. Ha sido una carrera fantástica para nosotros”, comentó Hamilton tras la llegada.

Esta victoria permite a Hamilton empezar la temporada 2015 como terminó la 2014: con una victoria. Es el 34º éxito en su carrera, aunque solo la segunda vez que gana en Australia (2008, año de su primer Mundial). Este domingo, Lewis volvió a dar muestras de su potencial y se presume un año magnífico para el inglés.

Atacó pero…

“Tal vez no se veía desde fuera, pero he atacado todo el tiempo. El problema es que Lewis no ha cometido un solo error, ha hecho una carrera de campeón del mundo”, resumió Rosberg, subcampeón del mundo el año pasado.

El punto positivo del día para muchos aficionados a la F1 fue el podio de Vettel con la Scuderia. El alemán salía desde la cuarta posición, pero superó al brasileño Felipe Massa (Williams) gracias a su estrategia para parar en boxes, que retrasó hasta la vuelta 24 gracias al buen rendimiento de sus neumáticos.

“Es realmente genial y he disfrutado de la vuelta de honor, mirando a los aficionados. Cuando se pilota un coche rojo es una gran sensación ver que se obtiene una recompensa por todo el trabajo hecho en invierno”, dijo el alemán, quinto el pasado campeonato.