•   Managua  |
  •  |
  •  |

El favoritismo del Barsa frente al Manchester City en el duelo de revancha a realizarse hoy (1:45 p.m.), tiene fuertes soportes, pero como es obvio, no se puede tomar como una certeza. Nada lo es en la maleza del azar en que se mueven los diferentes deportes. ¿Cómo podríamos disfrutar o sufrir con los resultados, sin la presencia de lo inesperado destrozando el “todo está escrito” de Diógenes?

BUSQUETS SENSIBLE BAJA

Es cierto que el Barsa extrañará a un pilar tan importante como lo ha sido Sergio Busquets, fuera de combate por una lesión en el tobillo derecho, pero Messi tiene las baterías cargadas y su improvisación intacta pese a las pausas; Suárez, verdugo del City en la primera batalla, está jugando puñal en mano y con esa determinación ausente en sus primeros juegos; el aporte de Rakitic, la presencia de Iniesta, la flexibilidad de Neymar, el empuje de Mascherano, el retorno de Alba y Alvés y la sólidez de Piqué, son factores que desequilibran en la mesa de las consideraciones.

Agreguen que el Barsa se ha instalado en el liderato de la Liga desplazando al Real Madrid y aunque no lució inmenso frente al Eibar, fue un ganador indiscutible, en tanto, el City fue vencido por el Burnley 1-0 el pasado domingo en la Premier y carga con esa desventaja de 1-2 por su derrota en casa, el estadio Etihad. Así que resulta natural inclinarse por el equipo azulgrana manejado por Luis Enrique.

LA POLVORA DEL CITY

Sin embargo, hay que ser cauteloso. Ya lo hemos dicho y bien vale la pena repetirlo ahora: el Barsa de hoy es impredecible. No es aquella fotocopia que Guardiola sacaba de su maletín y que todos sabían lo que iba a hacer sin poder impedirlo.

El Eibar disparó 13 veces a la cabaña de Bravo. ¿Se imaginan a Ter Stegen sometido hoy a un cañoneo parecido por parte del Kun Agüero, Nasri, David Silva, Milner o Dzeko?

¡Cómo siguen doliendo en Barcelona el penal fallado por Messi y el gol del Kun maniobrando con destreza en el área y acertando la estocada del 1-2, dejando con vida al City!

El 3-1 prácticamente sepultaba al equipo de Pellegrini y el 2-0 también podía considerarse como una sentencia. Pero, un gol de ventaja no sujeta pretensiones de provocar volteretas como la del Shalke. Con 2-1 el Madrid estaría a un lado de la Champions. Lo salvó el 2-0.

SÍ, HAY PELIGRO

Así que ¡cuidado Barsa! Hay que ir a fondo y buscar como la contención funcione apropiadamente. El viejo Barsa dependía de ejercer presión y garantizar prontas recuperaciones. Zabaleta, Kompany, Demichelis y Clichy, no deben haber dormido. La capacidad del ataque azulgrana para maniobrar y desequilibrar ha sido decisiva en este resurgimiento.

El favoritismo del Barsa, no se discute por el soporte que tiene, pero se espera un duelo intenso porque el City está obligado a jugar con sus chaquetas abiertas, aunque tenga que ir de frente a las bayonetas. Algo debe haber aprendido el equipo inglés de lo mostrado por el Schalke contra el Madrid con jugadores menos dotados.