•   Managua  |
  •  |
  •  |

El martes fue un día de retomar energías para los nicas que están en el Spring Training, porque aunque sus equipos jugaron, casi ni tuvieron acción.

Everth Cabrera solo vio cómo los Orioles de Baltimore caían 10-9 ante los Gemelos de Minnesota, lo mismo que Juan Carlos Ramírez con Arizona, equipo que superó 10-0 a San Francisco.

Wilton López tampoco lanzó con los Azulejos de Toronto ante los Yanquis de Nueva York, mientras que el costeño Cheslor Cuthbert apenas tuvo un turno al bate con Kansas, el que falló, en el partido que los Reales perdieron 4-3 ante los Cachorros de Chicago.

Sin embargo, para Erasmo Ramírez hoy podría ser un día más que decisivo en su corta carrera con los Marineros. En su tercera y quizá última apertura en el spring, el rivense se mide no solo a los Atléticos de Oakland (3:05 p.m.) y al abridor, Drew Pomeranz, sino también que retará su futuro inmediato con Seattle.

Su última salida fue casi impecable de no ser por el jonrón de Troy Tulowitzki, porque después de otro hit en ese primer episodio, retiró a los siete restantes bateadores que enfrentó de los Rockies.

¿Podrá quedarse?

Quizá es un poco tarde para Ramírez, ojalá que no. Y no es que se trate de ser negativos, pero con los antecedentes y la poca confianza que ha mostrado el manager, Lloyd McClendon en él, se ve pocas posibilidades para que lo mantengan en el equipo grande, y recuerden que solo de esa forma podría continuar con esa organización.

Lo mejor sería verlo en otro equipo, otra organización que le brinde nuevas opciones y más retos. El asunto, es que, se supone que el nica está peleando el quinto puesto en la rotación junto a Roenis Elías y Tijuan Walker, pero cuando se habla de los candidatos por el cupo, solo se menciona a sus rivales.

Pero esa será decisión de los Marineros. Por lo pronto, Erasmo debe seguir mostrando que está saludable y sobre todo, que ha recuperado la confianza en sus envíos, tal como se vio el miércoles pasado. Contra Colorado hizo 40 envíos, 28 fueron strikes y siempre estuvo adelante en la cuenta de los bateadores. La única equivocación fue con Tulowitzki a quien le dejó un lanzamiento en la zona de poder del short stop de los Rockies.