Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Manchester United, indiscutiblemente uno de los cuadros más poderosos del orbe, luce como un gran obstáculo insalvable para la Liga de Quito, con quien se enfrentarán en la final del mundial de clubes el domingo.

“No sé cómo vayan a estar las apuestas en Inglaterra, sé que juegan mucho, pero debe estar cinco ó seis a uno”, dijo el entrenador de la Liga, Edgardo Bauza.

“No importa cómo estén, sé que mis jugadores van a dejar la vida por ganar, a lo mejor los supera la jerarquía del rival, pero sé que se van a matar”.

Matarse en la cancha ha sido el sello del equipo de Bauza. Desde la fase de grupos de la Copa Libertadores, pasando por cuartos, semifinales y final, mucha fue la gente que no creía en este equipo que al final se coronó ante el poderoso Fluminense.

“Intentaremos que en este último partido del año sea el último peldaño de una larga escalera que en los primeros juegos veíamos demasiado alta y hoy estamos a un paso del último paso”, enfatizó.

“Nos costó mucho llegar y más allá de cómo salgamos, estos jugadores van a dar todo, tenemos una frase que habla de salir a jugar siempre con la cabeza bien el alto y los resultados son una consecuencia de esa actitud”, explicó Bauza.

Y es que la Liga, a pesar de ser monarca sudamericano, llegó a este mundial con dudas tras la salida de dos jugadores importantes. No fueron pocos los que incluso creyeron, equivocadamente, que el equipo mexicano Pachuca podría dar una sorpresa y dejar fuera al campeón de la Conmebol por primera vez en un mundial.

“Es mejor que nos tengan con perfil bajo, estamos mejor, somos conscientes de las limitaciones del equipo, pero también de sus virtudes y lo fuertes que podemos ser. Creo que calladitos, siempre llegamos mejor”, dijo el capitán Patricio Urrutia también en declaraciones a la AP.

Ante Manchester United, la Liga tendrá que dar el juego de su vida si quiere llevarse el título. Los Diablos Rojos tienen una constelación de estrellas mundiales como Wayne Rooney, Cristiano Ronaldo, Carlos Tévez y Ryan Giggs.