•   Managua  |
  •  |
  •  |

El factor tiempo es algo que Román “Chocolatito” González sabe aprovechar. Un par de semanas antes de conocer quién sería el rival para su segunda defensa, el monarca mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), estaba entrenando en el Gimnasio Róger Deshón y esta semana empezó los trabajos de sparring, de cara a su compromiso con el azteca Edgar Sosa.

Consciente que el próximo 16 de mayo estará en el legendario Fórum de Los Ángeles, Estados Unidos, exhibiéndose ante unas 13 mil personas y siendo televisado en unos 120 países por la cadena HBO, Román está más prendido que nunca en el gimnasio, para dejar una buena impresión en el mercado norteamericano.

“Han sido unos días bastante cargados de trabajo. Pero siempre lo he dicho, el esfuerzo y el sacrificio vienen acompañados de una buena recompensa y sé que es por mi bien y el de mis seres queridos que tengo que dar lo mejor de mí. Lo bueno es que me siento fuerte y quiero llegar así a la pelea contra Sosa”, manifestó el tricampeón mundial pinolero.

El guanteo

Ayer, Román realizó seis rounds de guanteo, cuatro con David “Piolín” Morales y dos con Elvis “Roquero” Guillén. El primero de estos puso una pizca de poder, mucho movimiento sobre el cuadrilátero y trabajó a la distancia. El segundo fue más chocador y exigió a Román con golpes frecuentes en la zona abdominal.

“El sparring con Davis y Guillén fue bueno. Cada cual tiene sus propias características que son útiles en mi preparación y son buenos guanteando. El martes hice sparring con Cristofer González, un muchacho que pega un poco fuerte y que sabe moverse. Mi entrenamiento en general está perfecto”, dijo el “Chocolatito”.

González confesó que viajará a Estados Unidos a mediados de abril, para completar su entrenamiento, previo al combate que considera como el relanzamiento de su carrera boxística. “En efecto voy a terminar de entrenar en Florida, porque el compromiso lo exige. Este es como un nuevo comienzo y tengo que dar lo mejor que tengo”, declaró González.