•   Managua  |
  •  |
  •  |

(I de VI) Hubo un tiempo reciente, después del año 2001, que en el sector Este de la Liga Americana, calificado como sucursal del infierno, ninguno de sus cinco competidores podía ser previamente descartado. Todos parecían ser capaces de avanzar a los Play Offs y atreverse a pronosticar equivalía a meterse descalzo entre las brasas. El dominio yanqui entre 1996 y el 2001 obteniendo cinco títulos de Liga en seis años, fue debilitado. Desde entonces, en un trayecto de 13 temporadas, los todavía llamados “Bombarderos” del Bronx, solo han estado en la Serie Mundial del 2009, y en este 2015, dan la impresión que no podrán extenderse a la postemporada por tercer año consecutivo.

En una división en que ninguno de los equipos en conflicto cuenta con un verdadero “as” como jefe de staff, los Orioles de Baltimore aparecen en pantalla como favoritos, más allá del resurgimiento que consigan los Medias Rojas de Boston y lo saludable que se encuentren los Azulejos de Toronto. No hay forma de considerar como aspirantes a los Yanquis de Nueva York y Rays de Tampa.

ORIOLES BIEN ARMADOS

¿Por qué el favoritismo de los Orioles pese a perder dos de sus grandes pilares, como lo son, Nelson Cruz, líder jonronero de la Liga y mejor empujador del equipo, y el bateador de 177 imparables Nick Markakis, sin conseguir reemplazos apropiados? Porque han recuperado al receptor Matt Wieters, limitado por lesión a solo 26 juegos en el 2014, al artillero Chris Davis, suspendido más de un mes por uso de anfetaminas, y al antesalista Manny Machado, fuera de combate en agosto por una rodilla averiada. Aun con esos problemas, Baltimore sacó 12 juegos de ventaja a los Yanquis, sublíderes del sector.

Su adquisición llamativa es el nicaragüense Everth Cabrera, quien pese a su discreto porcentaje, es un excelente utility y será factor de presión para el probable intermedista Jonathan Schoop, el short Hardy y el tercera base Manny Machado, con opciones para ser usado como jardinero ocasional, corredor, bateador emergente y hasta designado.

El manager Buck Showalter no tendrá un ganador de 20 juegos en su rotación, pero Wei Yin Chen, Chris Tillman, el potente Kevin Gausman, Ubaldo Jiménez, Bud Norris y Miguel González, garantizan un buen aporte, con Zach Britton y Darren O´Day al frente del bullpen, esperando que el jardinero central Adam Jones, vuelva a conectar 181 hits incluyendo 29 vuelacercas.

BOSTON EN PIE DE GUERRA

El crecimiento espectacular de los Medias Rojas, como ocurrió en el 2013, es un tema sometido a consideración por los expertos, que no han titubeado en señalar al equipo dirigido por John Farrell, fortalecido ofensivamente con los aterrizajes de Pablo Sandoval y Hanley Ramírez, y en materia de pitcheo con las capturas de Rick Porcello, Justin Masterson, y Wade Miley, como temible retador, capaz de borrar la diferencia de 25 juegos que lo separó de Baltimore el año pasado.

Lamentablemente después de perder a Jon Lester enviado a Oakland en el cambio por Yoenis Céspedes, se vieron obligados a soltar al cubano, quien puede registrar mejores cifras que cualquiera de sus artilleros. David Ortiz es un artillero inagotable de gran significado como bateador designado, Dustin Pedroia sigue siendo efectivo, Bogaerts está estableciéndose, Mike Napoli no es el de antes, pero no puede ser subestimado, y las expectativas que cobijan al cubano Rusney Castillo son mayúsculas. Problema es la falta de seguridad sobre el trabajo detrás del plato de Christian Vázquez y dudas sobre lo que podrá ofrecer Shane Victorino.

Detrás de los esfuerzos de Clay Buchholz, Joe Kelly, Masterson, Porcello y Miley, estará el veterano cerrador japonés de pitcheo dominante a sus 40 años, Koji Uehara, salvador de 26 juegos, y su compatriota Junichi Tazawa. Ciertamente un equipo para tomarlo muy en serio.

TORONTO PUEDE PRESIONAR

Los Azulejos de Toronto siempre llaman la atención, pero habitualmente terminan oscureciéndose. Soltaron un tren de gente. Un total de nueve peloteros incluyendo a Melky Cabrera, Colby Rasmus, J. A. Happ, Brett Lawrie, Adam Lind y Brandon Morrow. Sin embargo, no es un drama para el timonel John Gibbons. Le consiguieron a un cátcher incidente como Rusell Martin, un cañonero del calibre de Josh Donaldson impulsador de 98 carreras con 29 jonrones, el jardinero Michael Saunders, el inicialista Justin Smoak y el tirador derecho Marco Estrada.

Con Edwin Encarnación en primera, Izturis en segunda, José Reyes en el short, Donaldson en tercera, Martin con la máscara, Saunders, Dalton Pompeyo y José Bautista en los bosques, utilizando a Dioner Navarro como designado, hay suficiente pólvora, y en la colina, el nudillista R. A. Dickey y Mark Buehrle serán los principales brazos, con Marcus Stroman, Drewn Hutchison y Aaron Sánchez detrás, en tanto el zurdo Brett Cecil funcionará como cerrador. No se les puede perder de vista con ese armamento.

DOS EQUIPOS INCIERTOS
Cargados de intrigas, los Yanquis no son confiables. Gregorius con el guante de Jeter, Alex entre la incertidumbre, Tanaka con su brazo bajo sospecha, Sabathia intentando un regreso que podría ser alentador o no, Carlos Beltrán asegurando que no flaqueará, en el bullpen sin Rivera y sin Robertson, Betances y Andrew Miller, tratarán de sujetar por el cuello a los contrarios. Joe Girardi dibujará su line-up con Brett Gardner, Jacoby Ellsbury y Carlos Beltrán en los bosques, Brian McCann como cátcher, Teixeira en primera, Stephen Drew en segunda, Didi Gregorius en el short y Chase Headley en tercera con Alex Rodríguez en el rol de designado. Tanaka, Sabathia, Nathan Eovaldi, Michael Pineda y peleando la quinta plaza Chris Capuano, Emil Rogers y Adam Warrem. No se les ve chance.

Finalmente, Tampa, juntando pedazos. Su jugador estrella es Evan Longoria y su pitcher de cabecera Alex Cobb con el zurdo Jake McGee en el bullpen. El joven manager Kevin Cash debe sentirse liberado de responsabilidades. Steven Souza, Desmond Jennings y Kevin Kiermaier estarán en los bosques, James Loney en primera, Asdrúbal Cabrera en segunda, Yunel Escobar en el campo corto y Longoria en tercera con René Rivera en la receptoría y quizás Brandon Guyer como designado. Cobb, Chris Archer, Matt Moore, Jake Odorizzi y Drew Smyly en la rotación, esperando apoyo de McGee y Balfour. Cómo evitar quedar muy atrás parece el objetivo prioritario.