•   Managua  |
  •  |
  •  |

Después de haber estado rugiendo dominando el centro de la Liga Americana durante las últimas cuatro temporadas, los Tigres de Detroit vuelven a ser favoritos pese a las pérdidas de Max Scherzer, Rick Porcello, Torii Hunter, Joba Chamberlain y Phil Coke. ¿Cómo puede ser eso posible? Las llegadas de Yoenis Céspedes, Antony Gose y los brazos de Shane Green y Alfredo Simón, le permiten gritar al manager Brad Ausmus ¡Aquí no ha pasado nada!, confiando en la difícil restauración hasta el nivel de plenitud, de Justin Verlander, el pitcher que cobra 28 millones por temporada, pero que ha dejado de ser el Superman en la colina.

Lo raro en los cálculos previos de publicaciones tan prestigiadas como el Sporting News, Sports Illustrated y Street and Smith, es que no incluyen en los dos primeros lugares de esa división, a los Reales de Kansas City, que casi ganan la Serie Mundial de no ser por la inspiración casi divina de Madison Bumgarner, prefiriendo a los Medias Blancas de Chicago, impulsados por el cubano José Abreu, quien el jueves, conectó tres hits contra el fenomenal Clayton Kershaw y se espera siga creciendo después de ser Novato del Año. También se hace una advertencia de lo que pueden hacer los Indios, aunque solo uno de los brazos de su rotación, el de Corey Kluber, impone respeto. El equipo condenado al sótano es de los Gemelos de Minnesota, que consiguió juntar a Joe Mauer con Torii Hunter en el orden al bate.

PAQUETE DE DINAMITA

Los Tigres se apoyarán en su capacidad de destrucción. Anotar más carreras que ellos en cada juego, es un gran reto. Una de las claves es Antony Gose, quien patrullará el jardín central y bateará segundo detrás del candente lead off Ian Kinsler, capaz de disparar 20 jonrones y empujar 80 carreras. Gose, zurdo de 24 años, ha hecho tres intentos de establecerse con Toronto entre 2012 y 2014 sin conseguirlo, pero se considera que colocado entre Kinsler y Miguel Cabrera, mejorará mucho, sin la menor duda en sus habilidades defensivas.

Detrás de Cabrera, otra vez aspirante a Más Valioso, de evitar lesiones, estarán el temido Víctor Martínez, el poderoso cubano Yoenis Céspedes y el pujante J. D. Martínez, bateador de 23 cuadrangulares y 76 producidas el año pasado. La agresividad de los Tigres continúa con Alex Ávila, bateador oportuno pese a sus cifras discretas. Eso sí, en el fondo del line-up se pierde presencia ofensiva con el cátcher Nick Castellanos y el paracorto José Iglesias.

El nuevo líder del staff, será el zurdo David Price, desplazado al segundo turno a otro ganador de Cy Young como es Verlander. A continuación, Aníbal Sánchez quien nunca ha ganado 15 juegos, Shane Greene sacado de los Yanquis y el veterano Alfredo Simón que se apuntó 15 triunfos con los Rojos. En el bullpen, la pérdida de dominio de Joe Nathan pese a 35 rescates con balance de 5-4 y 4.81, una agrietada efectividad, encumbra a Joakim Soria, obtenido de Texas a mediados del año pasado y el zurdo Tom Gorzelanny.

EL PUNCH DE ABREU

Un bateador, por muy bueno que sea, no significa un título de Serie Mundial. No pudo Ted Williams con aquellos Medias Rojas ni Ken Griffey con Seattle, aun con buena compañía, mejor incluso que Adam LaRoche, Melky Cabrera, Adam Eaton y Alexei Ramírez, quienes junto con Avisail García, cubierto de mayúsculas expectativas, respaldarán al cubano José Abreu, fulgurante Novato del Año con 36 jonrones, 197 empujadas, 35 dobles y 317 puntos, cifras de súper estrella.

Fuerte ese ataque de los Medias Blancas que tienen en su “as” monticular Chris Sale, un aspirante al Cy Young, y han conseguido como jefe del bullpen, a David Robertson, un buen reemplazo de Mariano Rivera con los Yanquis el año pasado. La presencia de Jeff Samardzija, ex Oakland como segundo abridor es alentadora, pero José Quintana sigue siendo una posibilidad de gran crecimiento, Héctor Noesí es un ganador de 12 y perdedor de 27 en cuatro temporadas, y John Danks completa la rotación. En los relevos, el zurdo Zach Duke será respaldo de Robertson.

El manager Robin Ventura, confía en el rendimiento de Emilio Bonifacio como intermedista, resolviendo una intriga previa. Se fue Konerko, pero llegaron LaRoche, Melky Cabrera, Bonifacio, Samardzija y Robertson. Estos son unos mejores Medias Blancas.

KANSAS TIENE MATERIAL

Pese a la subestimación de muchos, para mí inexplicable, el equipo de Kansas ejercerá una gran presión. Sin James Shields, el abridor del primer juego será Yordano Ventura con Edinson Volquez, Jason Vargas, Jeremy Guthrie y Danny Duffy detrás. El manager Ned Yost, espera que Kris Medlen, ganador de 15 con los Bravos en el 2013, forme parte de la rotación si su brazo responde después de una cirugía. El bullpen es poderoso, de lo mejor imaginable con Greg Holland, Wade Davis, Kelvin Herrera y Brandon Finnegan.

Kendry Morales tomará el lugar del escapado Billy Butler como Designado, en tanto Alex Ríos inyecta más agresividad a la cuota que aseguran Lorenzo Cain, Erick Hosmer, Alex Gordon y Alcides Escobar. Completan la alineación, Salvador Pérez el cátcher, Mike Moustkas y Omar Infante. Claro que estos Royals son altamente competitivos.

OJO CON KLUBER

Pese a contar con el ganador del Cy Young, el derecho Corey Kluber, quien podría volver a impactar después de 18-9 y 269 ponches, los Indios de Cleveland retrocedieron de 92 victorias en el 2013 a 85 en el 2014 y el manager Terry Francona sabe que no cuenta con suficientes brazos. Carlos Carrasco, Trevor Bauer, Danny Salazar y el recién llegado Gavin Floyd, cierran una rotación no convincente, en tanto Cody Allen y Bryan Shaw multiplicarán esfuerzos en el bullpen. Michael Brantley, Carlos Santana y Bandon Moss estarán en el corazón del line-up, hay confianza en el retorno de Jason Kipnis y gran interés en observar al short José Ramírez.

Minnesota, es a simple vista el equipo sin pretensiones en este sector. Ofensivamente dependerán de Joe Mauer  Hunter, con un pitcheo jefeado por Phil Hughes, Ervin Santana y Ricky Nolasco y el zurdo Glen Perkins como cerrador. Búsquenlos en la oscuridad con buena lámpara de mano.