•  |
  •  |

Americana Oeste. Los Marineros pretenden tumbar a los Angelinos y regresar a los Play Offs. McClendon considera estar lo suficientemente armado, pero el reto es grande porque Los Ángeles pueden volver a acercarse a las 100 victorias. Oakland será desplazado al tercer lugar en tanto Rangers y Astros no parecen tener posibilidades de incomodar. Trout, Cruz, Canó, Pujols y Altuve, atracciones ofensivas.

Tercera entrega

Mientras las imágenes de Ken Griffey jr. y Randy Johnson comienzan a volverse borrosas, igual que los recuerdos de lo que fue y significó Alex Rodríguez, y lo que aportó Tino Martínez en Seattle, el sueño de avanzar a una Serie Mundial ha vuelto a cobrar vida después de una sequía de 13 años sin ir a los Play Offs. Un sueño que a lo largo de 10 años en las Mayores, también había comenzado a desaparecer en la imaginación de Félix Hernández, figura cumbre del equipo actual pese a la ruidosa llegada de Robinson Canó, recortado en sus cifras durante su debut como Marinero el año pasado.

OJO, LLEGÓ NELSON CRUZ
El equipo con un pitcheo de 3.17 líder en efectividad en la Liga, pero sumergido en bateo con 230 puntos, solo anotó 634 carreras para finalizar tercero en el sector Oeste de la Liga Americana, con balance de 87-75. Se fueron Kendry Morales y Michael Saunders, pero el aterrizaje del líder jonronero del 2014 Nelson Cruz fortalece expectativas ofensivas, lo que no ocurre con la adquisición del zurdo J. A. Happ en una rotación que está dejando a un lado al nicaragüense Erasmo Ramírez, quien no ha podido cultivar cifras convincentes.

El reto de Seattle es superar a los Angelinos de California, que parecen tener restaurado al fiero dominicano Alberto Pujols y esperan que Josh Hamilton recupere parte de la explosividad perdida, con el aporte del formidable Mike Trout, un permanente candidato a Más Valioso. El equipo de Oakland, sub-líder en el 2014 con 88-74, es considerado tercero, con los Rangers de Texas sin el brazo de Yu Darvish y necesitados de una actividad volcánica por parte de Prince Fielder como cuartos, condenando a los Astros de Houston al sótano.

EL REY FÉLIX Y SU CORTE
¿Qué tan factibles son las expectativas de Seattle de frente a la temporada del 2015?
El mánager Lloyd McClendon confía esencialmente en su rotación de abridores. Supone que tanto su “espada Excalibur” como lo es Félix Hernández y el japonés Hisashi Iwakuma, se acercaran a las 20 victorias, si el cerrador Fernando Rodney, con engañoso liderato de 48 rescates, no permite que casi cada vez que entra en acción se le embasen enemigos. Eso ocurrió en 34 de sus 51 trabajos cortos, muchas veces limitado a uno o dos outs. James Paxton podría estar en un año de impacto y McClendon considera tranquilizantes a los abridores 4 y 5, el zurdo J. A. Happ y el joven Tiajuan Walker.
Con Austin Jackson, obtenido de Detroit el año pasado, como primer bate, el funcionamiento de Canó, quien retrocedió a 14 jonrones y 82 remolques fuera de Yanqui Stadium, del recién llegado Nelson Cruz, tratando de sostener sus grandes cifras de 40 vuelacercas y 108 empujadas y de Kyle Seager en el corazón del line-up, con los aportes de Seth Smith y Dustin Ackley, serán determinantes para la pretensión de conquistar el banderín del Oeste.

ÁNGELES, EN PIE DE GUERRA
En Anaheim, no creen que pese a lo lamentable que es la pérdida de un bateador de 181 hits y 75 producidas como Howie Kendrick, sean inalcanzables los 98 triunfos, una mejoría de 20 respecto al 2013, que les significaron el primer lugar con ventaja de 10 y 11 juegos sobre Oakland y Seattle. Cuatro factores son considerados claves: el crecimiento sospechado de su principal brazo Garret Richards (13-4 con 2.61), diagnosticado como un probable ganador de 20 después de recorrer 169 entradas; el restablecimiento de Alberto Pujols como artillero capaz de conectar más de 30 jonrones y remolcar más de 100 carreras, la permanencia del superastro Mike Trout en esferas de rendimiento tan elevadas como los 36 cuadrangulares, 111 empujadas y 115 anotadas del 2014, y lo que pueda aportar Josh Hamilton, una vez tan temido por los pítcheres como Jack el Estrangulador.

Detrás de Richard, el derecho Jered Weaver, ganador de 18 juegos, Matt Schoemaker, y los zurdos C. J. Wilson y Andrew Heaney, completan la rotación, con el respaldo del salvador de 41 juegos Houston Street y Joe Smith en el bullpen. En defensa, con David Freese en tercera y Eric Aybar en el campocorto, hay seguridad por la izquierda del cuadro interior, en tanto Josh Rutledge se encarga de la segunda con Chris Iannetta detrás del plato, Kole Calhoun el jardinero derecho como primer bate, y Matt Joyce obtenido de Tampa como bateador número dos.

OAKLAND PASO ATRÁS
Difícilmente los Atléticos podrán volver a ganar 88 juegos. En el 2012 triunfaron 94 veces y en el 2013 aumentaron a 96. Esos son tiempos idos, hoy la realidad es otra. Llegaron Billy Butler, Ike Davis y Bret Lawrie, pero la salida de Josh Donaldson, probable bateador de 30 jonrones y 100 producidas, y la pérdida de tres brazos como Jeff Samardzija, John Lester y Jason Hammel, los debilitó. Oakland tiene a Sonny Gray como jefe de la rotación, seguido de Scott Kazmir, Jesse Chávez, Drew Pomeranz y Jesse Hahn, con Sean Doolittle salvador de 22 juegos buscando mayores proyecciones. Su outfield con Reddick, Coco Crisp  Sam Fould o Gary Gentry, es muy bueno.

Sin Yu Darvish, lloremos por los Rangers que descendieron de temporadas consecutivas con 90, 96, 93 y 91 victorias, a solo 67 en el 2014. A menos que Derek Holland, un zurdo apenas con tiempo para 2-0 y 1.46 después de una lesión en la rodilla, se agigante como un ganador próximo a 20 y que Yovani Gallardo, sacado de Milwaukee, quien abrirá el juego inaugural, Ross Detwiller, Nick Tepesch y Colby Lewis, sorprendan con aportes formidables. Algo difícil cuando no se dispone de una gran capacidad de producción, pese a ver juntos en el line-up a Prince Fielder y Adrián Beltré. Hay que ver el rendimiento de Leonis Martin, Elvis Andrus y Shin Soo Choo.

EL SHOW DE JOSÉ ALTUVE
Los Astros están acostumbrados en los últimos años a ser calificados como intrascendentes, tanto que se piensa, que ni ellos crean puedan ser capaces de escapar al caos. Su figura estelar es el campeón de bateo José Altuve, con reconocimiento para Chris Carter. Lo conseguido por Altuve en 158 juegos, disparando 225 hits entre ellos 47 dobletes y robando 59 veces, fue un show impresionante y dejó abierta una intriga ¿podrá repetirlo? Eso equivale a seguir moviendo montañas. Carter empujó 88 carreras con 37 jonrones. Son los únicos dos astros del equipo. Dallas Keuchel y Collin McHugh, ganadores de 12 y 11 juegos, encabezan la discreta rotación. Así que no hay motivos para verlos crecer.