•   Sepang, Malasia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tras la insultante superioridad de los Mercedes en 2014, Sebastian Vettel ganó con Ferrari este domingo el Gran Premio de Malasia, un triunfo que relanza el campeonato de 2015, con el piloto alemán y la Scudería de vuelta al primer plano.
Vettel, cuatro veces campeón del mundo con Red Bull (2010-2013), y Ferrari unieron sus fuerzas en 2015 con el fin de derrotar a Mercedes, la marca alemana que dominó el campeonato de 2014, con el título de pilotos (el británico Lewis Hamilton) y de constructores.

En su segunda carrera en la Scudería, Vettel fue capaz de llevar a la victoria al legendario coche rojo, logrando el triunfo 222 de Ferrari, que no ganaba una carrera desde el Gran Premio de España celebrado en mayo de 2013.

Los dos Mercedes, de Hamilton y del alemán Nico Rosberg, fueron segundo y tercero y acompañaron a Vettel en el podio.
De las victorias de Ferrari en Fórmula 1, ha conseguido 75 de ellas con un piloto alemán al volante y Vettel, que suma su triunfo 40 en la disciplina, se convierte en el digno sucesor del mítico Michael Schumacher, ganador de cinco mundiales (2000-2004) con la Scudería.

“Estoy sin palabras. Hemos trabajado mucho este invierno y es un resultado formidable. Estoy tan emocionado que no puedo hablar”, acertó a decir el piloto germano poco antes de subir al podio.

“¡Fantástico! ¡Ferrari ha vuelto!”, gritó por radio el ingeniero de la Scudería nada más cruzar la meta Vettel.

Diferente estrategia
El alemán, que salió desde la primera línea de la parrilla al lado de Hamilton, sacó provecho de la entrada a pista del coche de seguridad al inicio de la carrera, por un trompo del sueco de Sauber Marcus Ericsson en la vuelta 4.

Vettel decidió no cambiar neumáticos aprovechando la entrada a pista del auto de seguridad, al contrario de lo que hicieron sus rivales, y se colocó en cabeza de la carrera.

La estrategia de Ferrari fue perfecta con dos paradas en boxes, mientras que los Mercedes entraron en el taller en tres ocasiones.

En las últimas vueltas, Vettel resistió con neumáticos duros el ataque de los dos Mercedes, que iban con los Pirelli medios, más eficaces en la pista de Sepang.

Esta victoria a la manera de Fernando Alonso (el piloto español que abandonó la escudería tras la desastrosa temporada pasada), con un coche menos rápido, pero con mejor estrategia, relanza el campeonato 2015, puesto que Ferrari parece haber recortado en invierno la desventaja que mantenía con respecto a los Mercedes.

Y más si se tiene en cuenta que todos los demás equipos quedaron muy por detrás de los dos Mercedes y de los dos Ferrari, ya que el finlandés Kimi Raikkonen, que era el último a principio de carrera por un pinchazo, remontó y acabó al pie del podio (4).

Los dos Williams del finlandés Valteri Bottas y del brasileño Felipe Massa cruzaron la meta en quinta y sexta posición, pero más de un minuto después de que lo hiciese el ganador.