•  |
  •  |
  • END

Nacional central. Un gran reto para el equipo de Chicago es tratar de tumbar a los Cardenales y saltar sobre los Piratas, después de haber vivido en la oscuridad durante las últimas cinco temporadas. Los Cachorros se han fortalecido y disponen de jóvenes atrevidos, hambrientos de fama y fortuna.

QUINTA ENTREGA

Los Cachorros de Chicago tienen la fanaticada más estoica del planeta beisbol, siempre sumergida en el sufrimiento que producen las esperanzas rotas, o peor aún, acostumbrados a entrar sin posibilidades viables a una temporada.  La última vez que ganaron una Serie Mundial fue en 1908, hace casi 107 años. Mi padre, que falleció de 102, era muy pequeñito para recordar algo de eso, y en 1945, cuando ganaron su más reciente banderín en la Liga Nacional, yo era un recién nacido. Pobre Ernie Banks, quien fue grandioso, pero nunca estuvo en un Clásico de Octubre.

HAN MEJORADO EN TODO
De pronto, me encuentro que algunos expertos colocan a los Cachorros modelo 2015, inyectados de juventud con la presencia de Kris Bryant, Jorge Soler y Javier Báez, sin perder de vista a otro prospecto como Addison Russell, con la evolución de Starlin Castro, el punch de Anthony Rizzo sublíder jonronero, y fortalecidos por las adquisiciones de Jon Lester, Jason Hammel --recuperado como agente libre después de haber sido enviado junto a Jeff Smardzija a Oakland para cerrar el 2014--, Miguel Montero y Chris Denorfia, en plan de lanzarse al asalto de la cima en el sector central, saltando sobre los Cardenales de San Luis y los Piratas de Pittsburgh. No creo que sean capaces de dar ese salto espectacular de últimos a primeros, necesitados de unas 20 victorias más después de haber ganado 73 veces en el 2014, por cierto, su mayor cifra en las últimas cuatro campañas.

Sí, van a presionar fuerte, de manera que los Piratas tendrán que apurarse y los siempre crecidos Cardenales dormir con los spikes puestos, mientras los Cerveceros batallan  y los Rojos son empujados hacia la nada. Se pronostica mejoría de los Cachorros en todos los aspectos del juego, sobre todo en pitcheo. De contar con solo un ganador de 10 juegos, Jake Arrieta, en el 2014, se hacen cálculos de cuatro brazos con más de 10 triunfos: Jon Lester, Arrieta, Jason Hammels y Kyle Hendricks, sin descartar a Travis Wood. El cerrador Héctor Rondón, derecho venezolano con 29 rescates, puede ir más allá de los 29 rescates, en tanto, ofensivamente Kris Bryant puede ser el pelotero impacto, juntándose con Rizzo, Jorge Soler, Starlin Castro y Miguel Montero.

FAVORITOS DE CASI SIEMPRE
Pese a retroceder de 97 a 90 victorias, los Cardenales cerrando consistentemente, sacaron dos juegos de ventaja a los porfiados Piratas y alejaron ocho pasos a los Cerveceros para volver a capturar el banderín central. Su rotación con la jefatura de Adam Wainwright y el respaldo de Lance Lynn, John Lackey, un resurgente Michael Wacha y la graduación de Carlos Martínez, se ve lo necesariamente sólida, con el violento rematador Trevor Rosenthal, salvador de 45 juegos y Jordan Walden como garantías en el bullpen. Se da por un hecho que los cinco brazos superaran las 10 victorias con Wainwright buscando cómo aproximarse al 20-9 con 2.38 registrados el año pasado.

Un equipo, que no ha sangrado ofensivamente por la pérdida de alguien tan incidente como Alberto Pujols, recibió a Jason Heyward de los Bravos y firmó a Mark Reynolds (Milwaukee), consiguiendo asegurar suficiente agresividad con el lead-off Matt Carpenter, Matt Holliday, Matt Adams, Yadier Molina y Johny Peralta. Agreguen al center fielder a Jon Jay y el intermedista Kolten Wong, de tanta utilidad. Como siempre, la presencia de Molina manejando el pitcheo es de mayúscula importancia.

MUY DIFÍCIL PARA BUCANEROS
Los Piratas fueron en todo instante un hueso duro de roer. Finalizaron segundos con 88-74 después de 94 victorias en el 2013. Perdieron a Edinson Volquez su máximo ganador con 13, y también al inicialista Ike Davis, el receptor Russell Martin, el short Clint Barnes y Gaby Sánchez. Raramente hay muchas expectativas alrededor de un perdedor de 18 juegos como lo fue A. J. Burnett, reducido a 8 triunfos con los Filis, y se confía en Francisco Cervelli detrás del plato. Gerrit Cole será el líder de la rotación con Francisco Liriano, Charlie Morton, A. J. Burnett y Vance Worley detrás. La responsabilidad como cerrador es para Mark Melancon, quien salvó 33 juegos registrando balance de 3-5 y brillante 1.90 en efectividad.

El mánager Clint Hurdle presentará al antesalista Josh Harrison como primer bate, Jody Mercer estará en el short con Neil Walker en segunda y Pedro Álvarez en primera. Cervelli con la máscara y en los bosques; Starlin Marte, el formidable Andrew McCutchen y Gregory Polanco. Será difícil para los Piratas evitar deslizarse al tercer lugar frente a la embestida de los Cachorros.

DOS EQUIPOS DEL FONDO
Los Cerveceros de Milwaukee, dirigidos por Ron Roenicke y sin Yovani Gallardo, enviado a los Rangers, no parecen poder meter sus narices entre los tres primeros. Kyle Lohse, Wily Peralta y Matt Garza, encabezan la rotación con Mike Fiers y Jimmy Nelson detrás, mientras Jonathan Broxton funciona como cerrador y Will Smith es soporte en el bullpen. El ataque, que terminó en el lugar 17 en la Liga, presenta a Carlos Gómez su jardinero central, seguido de Jonathan Lucroy, Ryan Braun, Aramis Ramírez y Adam Lind. El factor clave en lo referente a explosividad es el accionar de Braun, quien podría volver a elevarse por encima de los 300 jonrones y los 100 remolques, aproximándose a los 200 imparables.

Sin el ganador de 15 juegos Alfredo Simon, ahora con los Tigres, sin Matt Latos y Ryan Ludwick, el mánager de los Rojos Bryan Price, intentará evitar el hundimiento con su “as” Johnny Cueto, Mike Leake y Homer Bailey, apoyados por el lanzallamas cubano y cerrador más temido de la Liga, Aroldis Chapman. Los brazos jóvenes del zurdo Tony Cingrani, de 25 años, y el derecho de 24 Anthony DeScalfani, cierran una rotación poco profunda y consecuentemente propensa a derrumbes.  El rendimiento de Joey Votto, reducido a solo 62 juegos en el 2014, pero capaz de superar los 30 dobles, 30 jonrones y 100 producidas, será decisivo en la ofensiva, así como la mejoría en porcentaje que pueda conseguir el lead-off Billy Hamilton, pre-considerado nuevo Rey del Robo en el viejo circuito. Los Rojos consiguieron a Marlon Byrd, quien patrullará el left fielder. Todd Frazier estará en tercera con Zack Cozart en el short, Brandon Phillips en segunda y Votto en primera. Devin Mesoraco, bateador de 25 jonrones en el 2014, será el receptor y probable cuarto bate, en tanto Jay Bruce, Hamilton y Byrd se moverán en los jardines. El equipo de Cincinnati parece condenado al último lugar en el centro de la Liga Nacional.