•   Los Ángeles  |
  •  |
  •  |

Será difícil que Los Angeles Lakers sean capaces de olvidar la temporada 2014-15. Después de la derrota ante Los Angeles Clippers (106-78) del domingo, la franquicia lagunera suma ya 56 juegos perdidos, el mayor número de partidos de su historia después de superar las 55 del año pasado.

El plantel dirigido por Byron Scott tan solo ha sido capaz de vencer en 20 ocasiones esta campaña y se acerca irremediablemente a registrar la peor marca desde que se estableció la franquicia.

El año pasado, los Lakers lograron el peor récord desde que el equipo arribó a Los Ángeles, y en esta ocasión están flirteando con el balance que registraron Minneapolis Lakers en la campaña 1957-58 (19-53 con un .264), el peor hasta el momento --se jugaron 72 partidos-- precisamente cuando se alcanzaron los 72 juegos este año, los angelinos tenían exactamente el mismo récord de aquella época.

Para que los laguneros eviten el balance más negativo de su historia necesitarían vencer dos de los seis juegos que les restan.

“No me fijo en el récord, pero me molesta mucho el hecho de perder. Espero que a los que están en el vestuario les pase lo mismo”, afirmó Scott tras el encuentro.

Dominio de Clippers
Incapaces de hacer frente a los Clippers, los pupilos del coach sufrieron otro revés ante sus vecinos, que ya han ganado en seis ocasiones consecutivas a los Lakers. La última victoria de los laguneros ante Lob City fue el 29 de octubre de 2013.

Desde entonces, las derrotas han venido de todas las maneras posibles, incluida la tercera cita de la serie de la campaña pasada, cuando cayeron por una diferencia de 48 puntos. En esta ocasión, el desaguisado ha sido de 28 unidades, aunque llegaron a ir 43 por debajo.

Todos los jugadores de la plantilla, menos Ed Davis, perdieron al menos un balón. En total, los Lakers acabaron con 19 esféricos perdidos de los que cuatro fueron cosa de la última incorporación del equipo, Dwight Buycks.

“Defensivamente estaban por todos lados y su físico fue muy intenso. Tampoco supimos cuidar el balón”, esgrimió.