•  |
  •  |
  • END

A Chocolatito. El pequeño estilista-golpeador pinolero Román “Chocolatito” González, provoca una gran impresión entre el periodismo deportivo azteca y estadounidense, siendo considerado como el mejor púgil que puede ser visto en los mini-casilleros actualmente. Y eso que hasta hoy, no ha sido necesario conseguirle un entrenador de nivel superior

Román “Chocolatito” González, pelea, pelea y pelea. La luz del día, la tarde pálida, la noche fría, lo han visto imponerse a diferentes tipos de rivales sin dejar dudas, como diría el poeta. Y siempre el tronco de árbol a cuestas del pequeño titán. Aproximándose al combate con el veterano Edgar Sosa, de discreto golpeo, pero todavía peligroso por la conservación de habilidades y la experiencia acumulada, según me dice el colega del diario deportivo mexicano Esto, Ernesto Castellanos, el nicaragüense ha conseguido un respeto total, merecidamente, bien graficado por los cronistas extranjeros que lo han visto en acción.

Hay que quitarse el sombrero para hablar de Román, un permanente favorito en cualquier combate sin importar los riesgos que pueda proponer el adversario, así sea el propio Juan Francisco “El Gallo” Estrada, en una revancha por ahora improbable.

Cuando le digo a Ernesto, mientras cenamos en uno de los tantos restaurantes que se extienden hasta la madrugada en la Zona Rosa, que “Chocolate” es un prodigioso peleador natural que no ha necesitado de la contratación de un adiestrador, como se hizo con “El Ratón” Mojica, Alexis Argüello, Rosendo Álvarez y Ricardo Mayorga, se sorprende.

SOSA PUEDE EXIGIRLO
“Es sencillamente admirable. No creo que Sosa pueda derrotarlo, pero va a exigirlo. Sosa sabe caminar sobre el ring porque eso no se olvida aunque se vea afectado por el paso del tiempo, y sabe cambiar ángulos y distancias, algo también de viejo aprendizaje, además tiene coraje. Será un combate de interesante desarrollo y de mucha utilidad para el fogoso nicaragüense que se está robando el show en las categorías pequeñas”, expresa el colega con más de 40 años de experiencia en este oficio, cubriendo esencialmente boxeo. El punto de vista de Castellanos sobre “Chocolatito” es compartido por otros cronistas mexicanos y también estadounidenses como Dan Rafael, Doug Fisher y Steve Kim en sus columnas. Ellos se han interesado en las ejecutorias de Román para poder ensayar valoraciones apropiadas. No hay forma de restarle reconocimiento a semejante peleador incluido entre los mejores libra por libra.

NI CUADRAS NI CONCEPCIÓN
Hace unas noches, vi combatir al mexicano Carlos Cuadras, Campeón invicto del CMB en las 115 libras, con el retador panameño Luis “El Nica” Concepción. Quedé convencido, sin inyectarme de nacionalismo, que tanto un peleador como el vencedor Cuadras, especialista en retroceder refugiándose en la posibilidad de contragolpear, como Concepción, siempre hacia delante, pero con el portón abierto, recibiendo tanto o más de lo que conecta, sobre todo arriba, no podrían controlar el boxeo flexible y dañino del pinolero, que pelea en las 112 libras y seguramente tomará un tiempo en saltar a una cuarta categoría.

Próxima parada de “Chocolatito”: el Forum de Inglewood, para saltar sobre el esfuerzo de Sosa y continuar su cabalgata hacia la grandeza.