• |
  • |
  • END

Real Estelí no pudo pasar del empate sin goles en el partido de ida de la final del Torneo de Fútbol Apertura 2008 ante un ordenado Diriangén que fue superior en la cancha del Independencia. Se guardaron los goles, y toda la fiesta queda reservada a los 90 minutos restantes el próximo domingo en casa de los diriambinos.

Como ocurriera en anteriores partidos de esta ya acostumbrada final entre estos dos añejos rivales, los estelianos únicamente pusieron contra las cuerdas a su rival en la primera media hora de partido.

En la primera parte, el “Tren del Norte” entregó el juego y Diriangén las ocasiones.

El delantero costeño Rudel Calero dispuso de la primera gran ocasión al rematar a los 10 minutos al poste un corner lanzado desde la izquierda por Samuel Wilson.

En esos momentos, era evidente que el equipo norteño volvía a caer en el mismo error de las últimas contiendas frente al Diriangén: la falta de frescura y profundidad en su ataque.

Mientras Diriangén asustaba en cada uno de sus contraataques, como una gran jugada del argentino Hugo Silva, que fue rematada por Herberth Cabrera, a los 20 minutos, pero que encontró respuesta en el nervioso portero Carlos Mendieta.

Los monarcas defensores únicamente amenazaban la portería defendida por el joven Jorge Cundano, quien respondió con categoría a los simulados y esporádicos ataques.

En la segunda etapa, la tónica apenas cambió y la visita dispuso de varias ocasiones claras para inaugurar el marcador en botas de Cabrera, que no pudo embarazar las redes para fortuna de los locales.

En la mejor jugada del partido, Diriangén estuvo cerca de abrir el marcador cuando a los 67 minutos, el portero Mendieta soltó un balón disparado desde afuera, pero la defensa esteliana se multiplicó, ante el amague de los delanteros diriambinos.

El ataque de los campeones fue tan escaso que sólo llegó una vez al marco de Cundano y fue vía balón parado cobrado por el capitán Sergio Rodríguez. En el plano estratégico, Mauricio Cruz sacó su casta de viejo zorro y con un equipo plagado de jóvenes inexpertos sacó un empate que bien mereció haber sido victoria ante un Estelí desconectado entre sus líneas.

Es menester destacar el eficiente trabajo realizado por los efectivos de la Policía Nacional con el Comisionado Mayor Otilio Duarte al frente, que garantizó el orden y la seguridad dentro y fuera del estadio.