•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

No fue el debut ideal para Everth Cabrera con los Orioles, pero da la impresión que irá mejorando en la medida que le den más chance. Debutó con Baltimore con ponche por un swing arrepentido en el segundo episodio ante el abridor de Tampa, Nathan Karns. Le soltó un sinker que cayó bien en la esquina de afuera para perfil zurdo e hizo deslucir al nica, quien estaba peleando el turno. Le había conectado cuatro batazos de foul en uno de los turnos más difíciles para Karns.

Cabrera, en su segundo turno, conectó rola inofensiva a segunda base en el cuarto episodio, y fue hasta en el séptimo inning que ofreció lo mejor del partido en cuanto a la ofensiva se refiere.

El nandaimeño disparó sencillo a la banda contraria, al jardín izquierdo, luego estuvo a punto de estafar su primera base de la campaña, pues en lo que se fue al robo, llega zafe pero de todos modos Alejando De Aza recibió la cuarta bola y fue inútil su intento de estafar. Después se quedó en la antesala esperando remolque, porque con solo un out los pupilos de Buck Showalter dejaron las bases llenas.

Para ese entonces Tampa caía 6x5, en un partido que arrancó genial para Baltimore por rally de cuatro carreras en el primero y dos más en el segundo. Sin embargo, los Rays fueron cortando distancia a punto de poder, por un vuelacerca de Logan Forsythe en el cuarto episodio con uno a bordo, y repitió la dosis Kevin Kiermaier en el sexto para dejar el marcador por la mínima, tal como terminó.

El abridor de Baltimore, Wen Yin Chen, pasó apuros y al final ni siquiera pudo lanzar cinco entradas, tampoco se llevó la victoria.   
El nica, quien fue noveno bate y short stop, tuvo su último turno en la alta del noveno y elevó al jardín izquierdo. Terminó el partido de 4-1 con un ponche, dejó su promedio en .250 puntos mientras se veía muy tranquilo a la defensiva.

Confirmado
Erasmo Ramírez fue confirmado ayer por Tampa Bay para abrir el partido del viernes ante los Marlins de Miami. Su rival será Dan Haren, quien viene en realidad de las últimas tres temporadas muy discretas con balances de 12-13 en 2012, 10-14 en 2013 y la mejor, aunque no tan categórica fue la de 2014 con 13-11 y 4.02 de efectividad.

El rivense, que tuvo 1-3 y 5.40 de efectividad en el Spring Training, hizo su mejor actuación con Tampa mientras se enfrentaba a los Tigres de Detroit en los entrenamientos de Primavera, cuando permitió solo un jonrón de Miguel Cabrera en 3.2 episodios.
Por supuesto, el reto ahora es mayúsculo, pero lo importante es que le han dado el rol que tanto aspiraba con los Marineros de Seattle, ahora será responder a esa confianza que le están brindando en Tampa Bay.