• Managua |
  • |
  • |

Leonardo “Chimy” Morales no ha cambiado nada su personalidad. La popularidad que ahora tiene por ser el primer nicaragüense en pelear en una cartelera de la promotora más importante de Artes Marciales Mixtas (AMM), en el mundo, la UFC no desequilibró sus emociones, el muchacho capitalino sigue siendo el mismo, humilde, esforzado y con ganas de seguir escalando peldaños.

En los últimos 12 meses la vida le ha sonreído a Morales. Fue subcampeón del Ultimate Figther Latinoamérica, hace mes y medio nació su hijo Leonardo, y recientemente le notificaron que enfrentará al mexicano José “El Teco” Quiñónez el próximo 6 de junio en el evento UFC Fight Night 68, en Nueva Orleans, Luisiana.

“No he cambiado en nada, soy humilde, servicial, amigable. Estoy agradecido por el apoyo que he recibido de la gente, represento con mucho amor a mi patria, sigo siendo el mismo de siempre, la gente que me conoce lo sabe. No me gusta hacerme el importante, camino como uno más por las calles, las personas me piden foto y siempre soy muy amable. El nacimiento de mi hijo fue una bendición, ahora tengo que trabajar más fuerte para darle un futuro mejor”, comentó Morales.

“Estoy contento por la bendición que Dios me ha dado de entrar directamente a una cartelera de la UFC, el propósito es seguir haciendo carrera y conseguir la victoria. Siempre pensaba estar en ese octágono de la UFC, la promotora más grande de AMM en el mundo, llegar allí es escalar hasta lo mejor, siempre voy a entrenar con todo”, agregó Leonardo, quien entrena en la Academia Xtreme Combat, liderada por su entrenador y manejador Alex Amador.

Ganó experiencia

Morales confiesa que sí imaginaba alcanzar altos niveles de competencia a pesar de que en Nicaragua las AMM todavía es un deporte en proceso de desarrollo. “La verdad siempre me preparé para esto, sacrifiqué muchas cosas, era una meta que gracias a Dios logré. Estar en el reality Ultimate Figther me ha dado bastante experiencia, motivación, abrí mis ojos del alto nivel de exigencia que existe en AMM. Esto me obliga a entrenar más fuerte”, explica “Chimy”.

Rival complicado

Respecto al rival que enfrentará el próximo 6 de julio, Morales considera que “el mexicano es un peleador de mucho movimiento, es aguerrido, tira muchas combinaciones con un gran estilo, será una pelea muy movida, de mucha técnica e inteligencia. Vamos a prepararnos en todas las áreas, cuando me ataque reaccionaré rápido. En 135 libras es un peso en el que me sentiré mejor, más ligero, es mi peso adecuado. UFC tiene algo que los distingue, si ganas peleas no hay nada que te detenga, ellos te apoyan, esa es la idea llegar a hacer un gran peleador”.