•  |
  •  |

REAL-BARSA. Separados dos puntos y con seis juegos pendientes, continúan pisando el acelerador en el campo minado del suspenso, esquivando serias amenazas. El Valencia supo apretar al Barsa pero se estrelló en Bravo, y el Málaga complicó al Real Madrid con el gol de Juanmi. Cristiano falló un penal.

¡Cuidado! Ambos se encuentran descalzos entre las brasas. El Real Madrid persigue al Barsa y al mismo tiempo, los dos equipos que buscan el título, son perseguidos por el pánico de tropezar. El inspector Javert en su persecución tenaz y por momentos frenética de Jean Valjean. La historia de Los Miserables de Víctor Hugo la estamos volviendo a vivir alrededor de una pelota de futbol, en la recta final de la Liga Española. Ganó el Barsa 2-0 a un formidable Valencia y poco después ganó el Real Madrid 3-1 a un incómodo Málaga. Victoria “pírrica” por la pérdida de Gareth Bale y Luka Modric.

EL BARSA, SUDÓ Y SUDÓ
¡Qué importante fue el gol de Luis Suárez en el propio primer minuto, culminando una gran maniobra individual de Messi en rápida contraofensiva bien hilvanada, recibiendo la pelota por la derecha con la exactitud requerida para agujerear a Diego Alves! El 1-0 a favor del Barsa, galvanizando corazones en el Camp Nou, golpeó al Valencia, pero no lo aturdió.

La reacción fue casi inmediata. El equipo visitante, peleando por sostenerse en la cima de los cuatro primeros lugares, asimiló el impacto, se ordenó y comenzó a presionar haciendo un buen manejo del balón y los espacios, ahogando a los catalanes que buscaban con desesperación cómo salir.

El equipo de mayor posesión de balón en los últimos años se perdió en la confusión, pese a la presencia de Xavi. Fue necesario que Messi retrocediera para retomar algunos contactos. Neymar se veía muy aislado y Suárez se sintió a ratos abandonado. El Valencia se robaba el show y amenazaba.

La atajada de Bravo, anulando el penal cobrado por Parejo, fue clave, y más adelante, dos intervenciones de mucho mérito por parte del arquero evitaron el empate que hubiese fortalecido al Valencia y tambaleado el liderato. Messi, que dibujó un estupendo tiro libre devuelto por el cruce poste derecho-travesaño, aprovechó en el tiempo de reposición que el Valencia estaba volcado, para proyectarse en contra por la izquierda y dejarle una pelota liberada a Messi, cuyo intento de “sombrerito” fue manoteado por Alves, pero el segundo remate sobre el rechazo, estableciendo el 2-0 mentiroso. Un triunfo angustioso.

SALIÓ HERIDO EL MADRID
Mientras tanto, obligado a la captura de los tres puntos, el Real Madrid se encontró con un Málaga resistente y se vio afectado por la temprana pérdida de Bale, y después con el agregado de ver salir a Luka Modric lesionado.

El gol de apertura logrado por Sergio Ramos recibiendo de Cristiano, fue protestado por aparente off side, resultando doloroso, que en busca de clarificar, el casi infalible tirador de penales, CR7, fallara el 2-0 disparando contra el poste izquierdo sacando astillas.

Fue el colombiano James Rodríguez, en una brillante definición, quien amplió en el minuto 68, aunque Juanmi de cabeza perforó a Casillas en el minuto 70 recortando distancia 2-1. Selló la pizarra 3-1 en el minuto 91 Cristiano a quemarropa frente a la cabaña desprotegida, recibiendo de “Chicharito” desde la derecha.

De manera que la diferencia de dos puntos se mantuvo antes de las revanchas de la Champions en cuartos de final contra vientos y mareas. No hay nada escrito entre tantos sustos en esta recta final de la Liga, con seis juegos pendientes.

Así que, ambos equipos continuarán tratando de ir hacia delante moviéndose descalzos entre las brasas. Obviamente se trata de un cierre impredecible. El que parpadee, muere.

400 goles, en 471 partidos oficiales con la camiseta azulgrana, tiene el argentino Lionel Messi, en una brillante actuación.