•   Manama, Bahréin  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) se impuso con autoridad este domingo en el Gran Premio de Bahréin de Fórmula 1 con un ritmo infernal, y aventajó en tres segundos al piloto finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari).

El podio lo completó el otro piloto de Mercedes, el alemán Nico Rosberg, que se quedó sin frenos al final de la carrera, en el momento en el que más rápido era Raikkonen gracias a una estrategia diferente en el cambio de los neumáticos.

Saliendo desde la “pole” y autor de una gran salida, el doble campeón mundial de nuevo tuvo una tranquila carrera en solitario, como en el GP de China del domingo pasado.

“Ferrari viene por nuestro dinero”, dijo Hamilton sobre el podio, preguntado por Jackie Stewart, el triple campeón del mundo escocés.

El héroe del día fue Raikkonen, que salió con una estrategia diferente que se acabó desvelando como la adecuada. Es su primer podio desde el GP de Corea a finales de 2013, con Lotus. Es su primera subida al cajón con Ferrar desde Monza en 2009, dos años después de conseguir su título mundial de 20017 con la escudería italiana.

Hamilton se escapa
El otro piloto de la “Scuderia”, el alemán Sebastian Vettel, partía en primera línea al lado de Hamilton, pero fue menos rápido de lo previsto y tuvo dos salidas de pista que le costaron caro, sobre todo la segunda que le obligó a cambiar el morro de su monoplaza.

Vettel fue la principal víctima de las diferentes estrategias que llevaban los pilotos finlandeses en Manama. El cuádruple campeón mundial terminó quinto, pisando los talones a otro finlandés, Valtteri Bottas (Williams), al que nunca pudo superar al final de la carrera.

La pelea por los otros puestos de honor fue bonita e intensa, pero ocurrió muy lejos de los Mercedes y los Ferrari.

El Red Bull del australiano Daniel Ricciardo pudo acabar finalmente en el sexto lugar, por delante del Lotus del francés Romain Grosjean, pero por muy poco. El motor Renault del Red Bull se rompió en la recta de meta en la última vuelta, justo delante de la bandera a cuadros.

Hamilton que no había ganado nunca en Bahréin, ya lo ha conseguido. Y gracias a su 36ª victoria de la F1, junto a los resultados favorables de sus rivales, se escapa en la cabeza de la clasificación del campeonato del mundo de pilotos, con 27 puntos de ventaja sobre Rosberg, que se consolará con haber recuperado la segunda plaza en detrimento de Vettel.

Por el lado de los constructores, Mercedes recupera la sonrisa tras la sorpresa que se llevaron con la victoria de Vettel en Malasia (segunda prueba del Mundial de F1): 3-1 contra Ferrari, que va mejorando en cada carrera.