Italo Arias
  •  |
  •  |

La Lucha Olímpica y los buenos resultados están peleados. La disciplina, que descifraron los cubanos y que intentaron transmitir a sus similares en la década de los ochenta como verdaderos magisterios, es una clase reprobada. De los muchachos que están en prueba, en Chile en el Campeonato Panamericano de Lucha, ninguno logró superar la prueba, es más, todos cayeron en la primera fase.

Parecía que la constante de un luchador en los últimos Juegos Panamericanos debía repetirse. Es ese pequeño logro, la medida de los siguientes clasificatorios. Y bajo esa obligación actuaron Alberto Medina, Moisés Frederick y René Silva en la primera fase en la modalidad de Lucha Grecorromana en la Arena Jax de la ciudad de Santiago.

En la primera ronda de los 59 kilogramos, Medina debutaba ante el peruano Christian Navarro.  Su forma de claudicar fue por tres movimientos violatorios no ilegales que de forma automática te declaran el perdedor. Medina marcó dos puntos técnicos en su derrota por cuatro del sudamericano.

Siguió René Silva en los 130 kilos. Ante el canadiense Charles Thoms, el nica sucumbió por “superioridad técnica”. Es decir que Silva perdía en puntos por diferencias por +6 puntos técnicos para apuntarse la derrota. Y en efecto, al nica le fueron marcados 8 puntos técnicos, para perder 4-0 en puntos clasificatorios ante Thoms.

Moisés Frederick finalizó la triste presentación de los hombres cuando perdió por “Sometimiento” ante el venezolano Lullys José Pérez. Frederick estuvo de espaldas en su lucha ante Pérez que lo sometió. Y como no pudo zafarse de la tenaza perdió. 5-0 para el venezolano.

Hoy las muchachas buscarán cumplir con la cábala de un luchador por Juegos. El semblante de Elverine Jiménez, Andrea Galinas y Arleth Jarquín será de atención y concentración cuando disputen sus cupos eliminatorios para los Juegos Panamericanos de Toronto en las categorías de 53, 58 y 69 kilogramos, respectivamente.