•   España  |
  •  |
  •  |

Con 29 años y después de un pobre comienzo de temporada, resultaba difícil imaginarse a Pablo Andújar en su primera final de un ATP 500. El conquense, 66º en el escalafón, no había logrado ganar más de dos partidos seguidos en torneo alguno en 2015, como si aún arrastrara el peso de su ya lejano debut en Copa Davis, donde se le escapó un match point ante Tomas Bellucci, quien pudo resultar crucial en la caída de España del Grupo Mundial, el septiembre pasado. Hoy se medirá con Kei Nishikori, el japonés defensor del título, en la final del Conde de Godó, en busca de su triunfo más relevante.

Doble campeón en Casablanca (2011 y 2012) y vencedor en Gstaad en 2014, Andújar se ganó el acceso a la final tras un ejercicio de entereza y determinación ante David Ferrer, que le sigue siendo el torneo barcelonés un imposible, ha perdido cuatro finales (2008, 2009, 2011 y 2012) todas contra Rafael Nadal. Ante Ferrer, Andújar se impuso por 7-6 y 6-3, en una hora y 44 minutos. “Ha sido uno de los mejores partidos de mi vida, junto al que disputé ante Rafa en Río”, manifestó.

Evocaba así las semifinales del pasado año en el torneo brasileño, cuando también dispuso de dos match points para vencer a Nadal, antes de caer por 2-6, 6-3 y 7-6. Los errores no le restaron un ápice de la gallardía con la que se movió a lo largo de la tarde: acabó con una volea derecha.

¿Sorpresa japonesa?

El japonés, quinto del mundo y campeón este curso en Memphis, acumula nueve partidos invictos en Barcelona, donde levantó la Copa en 2014 al imponerse en la final a Santiago Giraldo. Prolonga una suerte de sorprendente idilio con el Godó, el único de sus ocho títulos conquistados sobre arcilla. Ayer liquidó por la brava al zurdo eslovaco Martin Klizan, 6-1 y 6-2.

Andújar, quien venció en cuartos al italiano Fabio Fognini, verdugo de Nadal en octavos, derrotó a Nishikori en los cuartos de final del torneo de Madrid de 2013, en su único cruce en tierra. Perdió los otros dos, el más reciente en la segunda ronda del último Abierto de Estados Unidos, donde se retiró por lesión cuando cedía por 6-4 y 6-1.

Querrá el nipón conquistar su noveno título ATP: dos Abiertos de Japón, tres abiertos de Memphis, un Godó, un Abierto de Malasia y un Abierto de Delray. Contra Nishikori, veremos qué hará el español al respecto.

* Elmundo.es