Haxel Rubén Murillo
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Erasmo Ramírez lanzó 4 entradas permitiendo una carrera ante los Azulejos de Toronto, el sábado pasado, sin embargo no es momento de levantar altas expectativas sobre una posible mejora del serpentinero rivense, quien si bien es cierto no recibió daño en esta ocasión, atravesó dificultades durante su estadía en el montículo.

El principal problema de Erasmo es que independientemente de que salga airoso en cada oportunidad que va al montículo, siempre muestra inconsistencia. Y no es que los pítcheres tienen que ser perfectos, pero no es posible que en cada labor el nica tenga que pasar por baches. Ramírez tiene que ser más sólido porque de lo contrario es muy difícil que se asegure un puesto en la rotación.

Muchos pensamos que con su traslado de los Marineros de Seattle a los Tampa Bay Rays, las cosas empezarían a cambiar para el nica, porque en su antiguo equipo no contaba con la confianza del manager, pero todo ha sido igual que en Seattle.

Si Erasmo no logra cambiar su mal momento con Tampa, le dará la razón a la dirigencia de los Marineros quienes decidieron cambiarlo porque no lo consideraron como un material útil por su interminable inconsistencia que aún le persigue y de la cual necesita escapar para convertirse en un lanzador confiable.