•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Henry Duarte, entrenador de la Selección Nacional de Futbol, sabe que para el 7 de junio, cuando Nicaragua enfrente a Surinam en la segunda fase de las Eliminatorias de la zona de Concacaf, es necesario llegar fortalecidos.

Por eso se oficializó dos amistosos con la selección de Cuba. Buena prueba serán los “Leones del Caribe”, rival que en el 2011 le sacó un triunfo y un empate a la “Azul y Blanco”.

Después de superar a Anguila en la primera fase, sabe Duarte que lo que suceda ahora, viene por añadidura. Duarte, que desea seguir reescribiendo nuestra pequeña historia en el balompié, es insistente en su programa deportivo (ya va por el tercer microciclo) y pese a no conocerse nada de la promesa del enfrentamiento con la selección olímpica de Costa Rica, procura que el amistoso del 20 de mayo en Managua y del 23 en Estelí con los cubanos, sean una prueba a sus dirigidos.

La numerología dice que los cubanos están en el puesto 109 en el ranking FIFA. 45 puestos más arriba que Nicaragua (154) y 50 más que Surinam (169). Son la quinta mejor nación caribeña. Y están clasificados a su octava Copa Oro. Y que en los dos últimos procesos clasificatorios son colocados en el bombo 3, porque solo a la Hexagonal final no clasifica. En esta eliminatoria se enfrentan a Curazao en la segunda ronda.

En los antecedentes están los amistosos con Enrique Llena en el banco de entrenadores. También en mayo, pero en el 2011, la selección de Nicaragua viajó a La Habana para este tope. Contra los antillanos, la selección pinolera tuvo dos choques con saldo de una derrota y un empate. El 25 de mayo, los centroamericanos empataron 1-1 (con gol de Raul Leguías de penal), y tres días después cayeron 2-1 (el gol a favor fue por un autogol cubano).