Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Hay quienes piensan que Román “Chocolatito” González podría ser un Mozart entre las cuerdas. Su fino y creativo boxeo produce música mientras se mueve sobre la tarima brava.

La nueva figura que ha surgido con un ímpetu majestuoso multiplicando expectativas sobre su futuro, estará peleando mañana en el Casino Pharaohs con el panameño Javier Tello.


¿Qué tipo de propuesta pensás hacer?
“Esencialmente soy un fajador. Me metí al boxeo porque me gusta el fuego y siento atracción por los cambios de golpes. Esa es mi mejor propuesta”, dice ocultando su fiereza detrás de esa sonrisa permanente que engaña a quienes no lo conocen.

Alexis Argüello fue considerado el caballero del ring. Nunca te ofendía y mostraba una gran gentileza antes de destruirte en el cuadrilátero, luego te ayudaba a levantarte y se preocupaba por tus cuidados. Un tipazo, decían de él hasta sus víctimas.

Por ahí anda “Chocolatito”. No parece ser capaz de “matar moscas”, pero es aniquilante.


¿En que terreno te acomodas mejor?
“Peleando adentro. Manejo muy bien mi golpeo combinándolo abajo y arriba. Mientras más cerca estoy, me siento mejor para desarrollar mis ofensivas”


¿Te incomoda ir a las sogas o te consideras lo suficientemente hábil para escapar por los costados con seguridad y sacar provecho?
“Prefiero no estar en las sogas. Me gusta disponer de espacio para maniobrar”.


¿En qué estás trabajando para buscar mejoría?
“En los golpes rectos. La ayuda de Gustavo Herrera está resultando enormemente útil. Un mejor uso de esos disparos me permitirá ser mucho más efectivo en la media distancia”.


¿Cómo anda el manejo del paso atrás para regresar contragolpeando?
“La rapidez de mis movimientos me permite utilizar ese recurso constantemente. La importancia es que se desorienta al rival”.


¿Qué tanto confías en tu asimilación? ¿Quiénes te han aturdido con sus golpes recientemente?
“Sé que aguanto y por eso me atrevo a ser muy agresivo. En las últimas peleas casi no he sido golpeado, pero tengo confianza para meterme en cambios violentos. Esa es una de las claves para imponer respeto”.


¿Qué tan largo te pueden llevar tus piernas y tu oxigenación?
“He caminado hasta siete asaltos en muy buen estado y sé que no flaquearía avanzando más largo. Corro unos diez kilómetros diario y tengo muchas horas de gimnasio. No me preocupa ver alargarse un combate”.


¿Qué sabés de Tello?
“Dicen que es bravo. Ya lo veremos. Ojalá sea una gran pelea”.

El Mozart de nuestros encordados estará en acción mañana produciendo música con su boxeo. No me lo puedo perder.