• |
  • |
  • END

Houston.- Todo sigue siendo fácil para los Celtics de Boston, que dieron una nueva exhibición de buen juego de equipo e individual con la que les permitió empatar dos nuevas marcas históricas en la pasada jornada de la NBA, que también dejó el triunfo de los Cavaliers de Cleveland, sus rivales más directos.

El base Rajon Rondo cada día más en plan figura, dirigió otra exhibición de los Celtics que ganaron 124-105 a los Knicks de Nueva York para conseguir su decimoctavo triunfo consecutivo. La racha de triunfos le permitió a los Celtics empatar la mejor marca de equipo de todos los tiempos que la establecieron en 1982 con Larry Bird, Robert Parish y Kevin McHale, de figuras, y el próximo martes pueden batirla si en su campo ganan a los Sixers de Filadelfia.

Los Celtics también empataron la mejor marca de la NBA para 28 partidos al tener marca de 26-2, la misma que lograron los Sixers en la temporada de 1966-67 y los Knicks en la de 1969-70, con sendos títulos de liga para ambos equipos. Rondo fue la figura en el partido ante los Knicks, al conseguir 26 puntos (12 de 14 en los tiros de campo), incluidos 18 en el tercer cuarto, capturó seis rebotes, repartió cinco asistencias y recuperó dos balones. Antes que surgiese la inspiración ofensiva de Rondo, el marcador estaba sólo 69-63 favorable a los Celtics, que esta temporada tienen marca de 17-0 cuando su base titular ha conseguido doble figura.

Junto a Rondo otros seis jugadores anotaron en doble dígitos para conseguir un 65.8 % de acierto en los tiros de campo, el 50 (10-20) de triples y el 58,3 (14-24) de personal, mientras que también dominaron a los Knicks con 47 rebotes y 33 asistencias por 23 y 26, respectivamente, de sus rivales.

El escolta Ray Allen aportó 18 puntos, Paul Pierce llegó a los 17, Kevin Garnett y el pívot Kendrick Perkins anotaron 12 tantos cada uno. Perkins también confirmó su liderazgo bajo los aros al conseguir 12 rebotes con cuatro tapones, mientras que los defensas Tonu Allen y Leon Powe aportaron 11 y 10 tantos cada uno para los Celtics, que tienen la mejor marca de la liga.

Mientras sigue la especulación sobre si el futuro del alero LeBron James estará unido a los Cavaliers o a otro equipo de la NBA, su actual club volvió a ganar, esta vez de visitante, por 91-102 a los Thunder de Oklahoma City. El triunfo también le permitió a los Cavaliers ser el único en la NBA que tiene marca perfecta (17-0) en los enfrentamientos con equipos de marca perdedora, mientras que los Thunder son los únicos que no ha podido vencer a los que la tienen ganadora (0-15). James lideró una vez más el ataque de los Cavaliers al conseguir 31 puntos con siete asistencias, mientras que el base Mo Williams aportó 20 y el escolta Delonte West llego a los 18 para ser los únicos tres jugadores del equipo que lograron doble dígitos. El alero estrella de los Cavaliers, que ha anotado 30 o más puntos en 11 partidos, no tuvo respuesta individual y también ganó el duelo al alero Kevin Durant que consiguió 26 puntos, pero no pudo evitar la vigésima quinta derrota de los Thunder (3-25), la peor marca de la liga.