•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Real Madrid, vigente campeón, el Barcelona, el Bayern Múnich y el Juventus, un cuarteto plagado de lustre y parte importante de la gloria de la competición, invaden a partir de este martes la hora decisiva de la Liga de Campeones, la que determinará el protagonismo en la final de Berlín del próximo 6 de junio.

Entre los semifinalistas acumulan 21 trofeos de la máxima competición continental que en dos semanas va a definir el cartel de la próxima final. El penúltimo escalón hacia el título mañana, con el choque en Turín entre el Juventus y el Real Madrid veinticuatro horas antes de que en el Camp Nou el Barcelona reciba al Bayern Múnich en el primer envite de la otra semifinal.

Los banquillos

Duelos también en los banquillos. Dos técnicos españoles y dos italianos se reparten la responsabilidad de los equipos. Habrá en la final uno de cada país. En Italia están citados Massimiliano Allegri, preparador del flamante campeón de la Serie A, y Carlo Ancelotti, que cumple su segundo año en el Real Madrid.

Por el otro lado, Pep Guardiola, entrenador del Bayern Múnich, regresa al Camp Nou para medirse a su exequipo, el Barcelona que ahora dirige el que fuera su compañero en el césped Luis Enrique.

Difícil para los españoles

Ambos se medirán para decidir cuál de los dos alcanza la final de Berlín. La primera cita será en Turín. Una semana después, del estadio Santiago Bernabeu saldrá el finalista. Un duelo con cuentas pendientes.

Por su parte, Pep Guardiola vuelve por primera vez al estadio en el que triunfó como jugador y técnico, al vestuario visitante. El conjunto germano, que ha sellado ya el título de la Bundesliga, llega a Barcelona plagado de bajas y de dudas en su alineación. Ausencias tan notables como la del austríaco David Alaba o el holandés Arjen Robben y dudas en torno al polaco Robert Lewandowski o el francés Franck Ribery.