• |
  • |

Se acabó la ansiedad e incertidumbre. Después de tener diferencia de criterios con su antiguo promotor y no tener certeza de cuándo volvería al cuadrilátero, Roberto Arriaza (10-0, 9 nocauts) ya tiene fecha para pelear: será el próximo 23 de junio en una cartelera que organizará la promotora Victoria Boxing, empresa que había decidido frenar sus operaciones por un tiempo, pero ahora pretende continuar con la promoción del boxeo nacional.
Arriaza enfrentará al mexicano José Arelis López, que presenta palmarés de 9 victorias (5 nocauts), 11 derrotas y 2 empates. El rival más importante que ha tenido el azteca es su coterráneo Omar Chávez, hijo de la leyenda Julio César Chávez, y ante quien sucumbió por decisión unánime en una pelea pactada a 6 asaltos el 20 de marzo de 2010.
En el 2011, el azteca solo peleó en dos ocasiones y después se retiró tres años del cuadrilátero. Volvió el 29 de agosto de 2014, derrotando a Agustín Ramírez por decisión unánime. Desde entonces, López no ha peleado pero al parecer quiere regresar para conocer un nuevo país y ganarse un poco de dinero por enfrentar a Arriaza, que es campeón nacional de las 147 libras.
Quieren revancha
Mientras Arriaza ya tiene pactado su combate ante López, el bicampeón mundial Rosendo Álvarez volvió a reiterar su deseo por que se organice la pelea de revancha entre Edwin Palacios y Arriaza en disputa del título nacional welter. Arriaza noqueó a Palacios en el primer asalto en un combate que prometía mucho más, pero que no dilató ni un suspiro debido a los bombazos de Roberto.
"El público merece las mejores peleas. Edwin "El León" Palacios tiene hambre de pelear con Arriaza y sacarse esa espina que tiene clavada por esa derrota", comentó Álvarez.