•   Houston  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La espiral de efectos negativos al ocultamiento de la lesión del púgil filipino Manny Pacquiao, antes que pelease el pasado sábado contra el estadounidense invicto Floyd Mayweather Jr., tiene nuevos protagonistas con la demanda colectiva que han presentado en su contra dos residentes de Las Vegas.

Las dos personas solicitan una indemnización de cinco millones de dólares a Pacquiao, su manejador y sus promotores por ocultar de manera fraudulenta su lesión antes de su pelea contra Mayweather Jr.

En el contenido de la demanda se argumenta que Pacquiao y su manejador Michael Koncz, su empresa promotora Top Rank, Bob Arum, su presidente y su vicepresidente Todd du Boef, admitieron que sabían de su lesión en el hombro después de la pelea, pero no lo dieron a conocer a la Comisión Atlética de Nevada como exige la ley.

También lo mantuvieron en secreto de los aficionados que compraron entradas para el combate celebrado en el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas, de quienes pagaron por verla por la televisión de pago o incluso apostaron.

"Los demandados, antes y en el momento que los demandantes decidieron presenciar la pelea, verla o apostar, sabían y tenían pleno conocimiento y la información que Pacquiao estaba seriamente lesionado", recoge la demanda. "Los demandantes sabían, además, que dicha lesión podría afectar gravemente a su rendimiento".

Jugosas ganancias
Se estima que los ingresos de todas las partidas recaudadas por la pelea serán superiores a los 400 millones de dólares y podrían acercarse a los 500, en cualquier caso sería una nueva marca en la historia del boxeo.

Aunque el combate se alargó a los 12 asaltos reglamentarios y Mayweather Jr. ganó por decisión unánime, la cuestión es si el combate --anunciado como “La Pelea del Siglo”-- fue promovido adecuadamente o si se trataba de un duelo justo desde el principio.

Los demandantes argumentan que no era y que los promotores violaron la Ley de Prácticas Comerciales Fraudulentas del estado de Nevada.

Descarta acusaciones
Por su parte, Daniel Petrocelli, abogado que representa los intereses de Top Rank, asegura que las acusaciones son falsas y no tienen sustento jurídico.

"Las acusaciones en esta demanda son claramente falsas", explicó Petrocelli. "Hay documentos que muestran de forma explícita los medicamentos que Manny estaba usando para tratar el hombro y fueron totalmente revelados a la Usada, que contratamos para esta pelea”.

Pero la Usada a través de su presidente, Travis Tygart, ha sido categórica al señalar que su organización no tenía nada que ver con el asunto de la lesión de Pacquiao y su obligación de comunicarla a la Comisión Atlética de Nevada.

"No teníamos información médica, no hay imágenes de resonancia magnética, no hay documentos", explicó Tygart. "No fue un problema antidopaje. La verdadera pregunta es por qué su campamento señaló el ‘no’ en el apartado del cuestionario donde se hace la pregunta si existe algún tipo de lesión".

Tygart considera que los responsables de Pacquiao cometieron un grave error al no seguir las reglas establecidas por la Comisión de cara a tratar de ocultar la información que era necesaria conocer.

"No estoy seguro de que hay un término medio en este asunto", valoró Tygart. "Lo que sí está muy claro es que nuestra organización no tiene ningún tipo de responsabilidad ante lo sucedido con la presunta ocultación de información. Hicimos un trabajo perfecto en el control antidopaje”.