•  |
  •  |
  • END

El Real Estelí no descansó para Navidad. Al contrario, entrenó, mientras su técnico, Otoniel Olivas, veía cómo resolver ante las lesiones de Elmer Mejía, Juan Pablo Chacón y Sergio Iván Rodríguez para el duelo de vuelta de la final del Torneo Apertura a realizarse este domingo en Diriamba (2:30 p.m.).

Son tres piezas claves en sus posiciones. Chacón como guía fundamental en la defensa, Rodríguez en la media cancha junto a Elmer Mejía, quien es sin duda el motor sobre el que gira la mitad del campo norteño en la defensa y ataque. Sus ausencias son una zancadilla a las aspiraciones del club.

“Mejía no jugará porque tiene un esguince de rodilla serio y es imposible recuperarlo antes del juego de vuelta de la final, y de Chacón y Sergio tenemos muchas dudas”, dice Olivas, quien analiza la situación.

Pero tras el empate sin goles del primer duelo de la final contra Diriangén, las cosas lucen difíciles para Estelí en sus intenciones de ganar el título por la ausencia de Mejía y las dudas de usar a Sergio Iván y a Juan Pablo, ambos con tendonitis después del partido.

Estelí pesa más en la cancha con Mejía de titular, por su casta, calidad y actitud obrera de pelear los 90 minutos para que su club gane. Con un jugador de esa talla, el trabajo de equipo es más efectivo junto a Samuel Wilson, Sergio Iván, Chanel Suazo, Rudel Calero y David Martínez.

“Lo que más me preocupa es la actitud cambiante del Estelí. Contra el VCP lucimos aguerridos, venimos desde atrás para revertir la historia de la semifinal, y con esa actitud frente al Diriangén se hacían otros cálculos y no ese 0-0”, agregó Olivas.

Con la salida del hondureño Mejía, Marlon Medina será quien acompañe a Franklin López en la contención, algo predecible por la habilidad de este jugador, pero también es fácil definir que limitará su función a la marcación y recuperación del balón.

“Tenemos a jugadores para reponer a Mejía, a Chacón y Sergio, y además ganar el partido en Diriamba. Pero insisto, hay que cambiar la actitud, debemos jugarnos el todo, como lo hizo el Diriangén en el primer juego en Estelí”, expresó el estratega.

También preocupa a Otoniel el bajón que mostraron sus pupilos en el segundo tiempo.

“Con el VCP cerramos más fuerte en el segundo tiempo, pero contra Diriangén se nos cayeron las condiciones físicas... Va a ser difícil este segundo juego, porque hay algunos jugadores que no andan a plenitud, pero no hay excusas, debemos ganar”, concluyó.