•   México  |
  •  |
  •  |

La pelea más esperada de los últimos años ha traído buenas y malas consecuencias para el boxeo, pero para los organizadores este evento podrá ser considerado como el más grande, financieramente hablando, ya que de acuerdo con las primeras cifras, apunta a recaudar en el pague por ver más de 400 millones de dólares, gracias a una venta que rondaría los cinco millones de casas.

Aunque las cifras se espera que lleguen hasta la próxima semana, toda vez que se hayan contabilizado las compras que tuvieron los diversos distribuidores, los números que se han dado impresionan a cualquiera y seguramente ello beneficiará los bolsillos tanto de Mayweather como de Pacquiao, quienes acordaron dividir las ganancias en un 60 y 40 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con el reporte de Kevin Iole, de Yahoo Sports, hasta el momento se han contabilizado ya 2.25 millones de casas a través de operadores como DirecTV, Dish, AT&T U-verse y Verizon Fios, aunque la mayor parte de los ingresos provienen de parte de los servicios de cable, que, de acuerdo con él, aportan entre el 60 y 65 por ciento de los ingresos.

En el caso de DirecTV, informó Iole, se registraron 1.15 millones de casas, mientras que en el caso de Dish se lograron hasta 500 mil casas, ambas a través de señal satelital. Mientras que en el caso de los servicios de At&T U-verse y Verizon Fios, que son por teléfono, se vendieron hasta 600 mil pagos por ver, lo cual sumado arroja la cantidad de 2.25 millones de señales vendidas.

Aún resta contabilizar los eventos comprados a través de la señal de cable convencional, que supone el 60 por ciento de las ventas totales, lo cual podría elevar la cantidad a 5 millones de eventos vendidos, y si se multiplica por los 89.5 dólares que costó el evento en su señal convencional o el de 99.95 que costó en alta definición, la cifra claramente rondaría los 500 millones de dólares.

El récord actual que se tiene es de 2.45 millones de casas vendidas, que fue cuando pelearon Óscar de la Hoya y Floyd Mayweather en 2007, mientras que el dinero recaudado era de 150 millones de dólares, impuesto por el mismo Floyd en contra de Saúl “Canelo” Álvarez en 2013.