•   España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Liga de Futbol Profesional (LFP) española lanzó este viernes una demanda judicial para impedir la huelga con que amenazan los jugadores del país y advirtió que el paro podría provocar pérdidas de ingresos de 50 millones de euros por cada jornada sin partidos.

Grandes figuras del futbol español, incluidos estrellas del Real Madrid y el Barcelona como Iker Casillas y Andrés Iniesta, se sumaron el jueves a la rueda de prensa de los jugadores para apoyar la convocatoria de huelga para las últimas dos jornadas de la temporada si el Gobierno no modifica una legislación aprobada el 30 de abril sobre el reparto de los derechos de retransmisión televisiva.

¿Huelga ilegal?

El presidente de la LFP, Javier Tebas, presentó una demanda ante la Audiencia Nacional, principal instancia judicial del país, contra la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), tras emprender acciones a nivel administrativo contra la Real Federación Española de Futbol (RFEF), que ya había anunciado el paro el miércoles.

“Hoy presentamos una demanda porque consideramos que la huelga es ilegal”, explicó Tebas en una entrevista con la AFP y otro medio poco antes de dirigirse a la Audiencia Nacional. “No afecta a temas laborales, están intentando ir hacia una huelga contra una ley y este tipo de huelga en España no se permite”, precisó.

El decreto de ley aprobado por el gobierno español atribuye a la LFP la negociación conjunta y centralizada con las operadoras televisivas para realizar después el reparto entre clubes, en lugar del modelo actual, por el que cada club negocia individualmente.

Estos ingresos se distribuirán a 90% entre los clubs de primera división y 10% para los de segunda. Los jugadores y la federación afirman querer una mayor proporción para los equipos más pequeños, aunque Tebas denuncia más bien “un interés personal” por cuestiones, por ejemplo, fiscales.

Amenazan con no jugar a partir del 16 de mayo, lo que suspendería las dos últimas jornadas de la Liga en que se decidiría el campeón y la final de la Copa del Rey, prevista para el 30 de mayo en el Camp Nou entre Barcelona y Athletic Bilbao.