•  |
  •  |

Siete de los 10 púgiles que integran la Selección Nacional de Boxeo Aficionado, femenino y masculino, partieron ayer casi a la medianoche hacia Guatemala, para realizar un fogueo ante su similar de ese país.

El objetivo de la “gira” es para foguear a los boxeadores de la tropa Azul y Blanco, que se están preparando desde hace más de un mes en el país para las eliminatorias panamericanas que se realizarán en Tijuana, México, a partir de los primeros días de junio.

Los elegidos
Claudia Parrales (51 kilogramos), Irene Aguirre (60), Kevin Vivas (49), Franco Gutiérrez (56), Nelson Díaz (64), Léster Silva (69) y Faverth López (75) son los gladiadores de la tropa pinolera que se foguearán en el país chapín. Silvio Chacón y Rogelio González serán los entrenadores a cargo de la escuadra nacional. Además, van los árbitros Francisco Vigil y Jonathan Padilla. Mientras el resto de peleadores continuará su preparación en el país, bajo las instrucciones del cubano Pedro Nieves y los nicaragüenses Luis Videa, Bayardo Martínez y Javier Medina.

“El objetivo es que los boxeadores se preparen un poco más, porque en las eliminatorias se toparán con boxeadores más exigentes en Tijuana”, apuntó Rogelio.

Los seleccionados nacionales se han estado preparando de lunes a domingo en las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), con el objetivo de obtener las mejores condiciones físicas para la justa en Tijuana, que no será nada fácil y de eso están conscientes todos los gladiadores.

El líder
Osmar Bravo, la figura de la tropa guerrera, ha sostenido en sus declaraciones que van con la misión de clasificar a Tijuana, pero que el camino es bastante difícil, aunque no imposible.

“Es un compromiso fuerte, pero confiamos primeramente en Dios que lograremos la clasificación en México”, apuntó Bravo.

Para esta justa en Tijuana, la Selección Nacional de Boxeo lleva mucho elemento joven y con ansias de demostrar que tiene el material necesario para dejar una buena presentación en suelo extranjero.