•  |
  •  |
  • AFP

¿Cuando Floyd May- weather se retire, trascenderá por su legado boxístico o por sus escandalosas bolsas millonarias por peleas desangeladas?

La pregunta flota en el aire porque el “Rey Midas” del boxeo está a punto de colgar los guantes y no se ve en el horizonte un sucesor, en una época por demás árida en figuras que combinen taquilla con experticia en el ring.

Mayweather anunció un probable retiro para fines de este año, cuando su récord llegue a 49-0, luego de empatar la marca del legendario Rocky Marciano, un campeón mundial de los pesados de 1952 a 1956, en las antípodas del boxeo del “Money May”.

Marciano era el clásico fajador, que terminaba muchas veces con el rostro más maltratado que su rival, y daba nocauts espectaculares que le salvaban de derrotas que parecían inevitables. Su récord, al momento del retiro, mostraba que 43 de esos triunfos habían sido por nocaut.

Floyd Mayweather es considerado hoy el mejor libra por libra del boxeo, título ganado gracias a un depurado estilo, que combina exquisita técnica defensiva con un contragolpe eficaz, estudiados desplazamientos dentro del ring, y la capacidad para controlar el ritmo del combate según su voluntad.

Como todo orfebre del ring, Mayweather crea sus joyas boxísticas con precisión y esmero, y aunque no es un pegador, como muestran sus 26 nocáuts en 48 peleas, tampoco es manco a la hora de anestesiar. Solo que prefiere tejer su tela de araña en 12 asaltos en vez de arriesgarse a devorar la presa de un mordisco.

El irreverente Money
Polémico y arrogante, irreverente hasta la osadía al decirse superior a Mohammad Alí, el dios máximo del olimpo pugilista, Floyd Mayweather se ha ganado no obstante el derecho de entrar en la galería de las leyendas del boxeo.

Ahí estará, en medio de críticas y elogios, a la diestra de Alí, y a la par de Marvin Hagler, Tommy Hearns, Julio César Chávez, Roberto Durán, Sugar Ray Leonard, Ray Sugar Robinson, Wilfredo Gómez, Alexis Argüello y otros notables.

Con la salvedad de que al momento de mencionar uno de sus grandes combates habrá vacilaciones. Enfrentó a grandes nombres, pero en la mente del fanático su legado y carrera estarán ligados de por siempre al de Manny Pacquiao y a la “Pelea del Siglo”, que resultó en el gran fraude de la centuria.

Antes de Mayweather y después de Mayweather, el boxeo siempre seguirá siendo el arte de dar y que no te den. Pero la gente recordará siempre los fragorosos combates entre Alí y Frazier, Alí-Foreman, Durán-Leonard, Hagler-Hearns, Pacquiao contra el mexicano Juan Manuel Márquez, que cualquiera de las trabajadas victorias de Mayweather ante Oscar de la Hoya, Márquez, Miguel Cotto, Saúl “Canelo” Álvarez o Arturo Gatti.

La realidad
Tal vez, el legado de Mayweather quede más en lo monetario que en lo boxístico. Aunque en muchas ocasiones, este producto sea puro humo de utilería, sombras chinescas que como ha dicho el propio Mayweather, “no puedes golpear lo que no ves”, pero sí lo puedes comprar.