•  |
  •  |
  • END

Con su victoria contundente ante Oscar De la Hoya el seis de diciembre en Las Vegas, Manny Pacquiao se consolidó como el mejor libra-por-libra del mundo, sin dudas.

No sólo no era el favorito, sino que nadie le daba una oportunidad de ganar tras subir al peso welter para enfrentar al Golden Boy, uno de los mejores boxeadores de su generación. De la Hoya no aguantó el ritmo de Pacquiao y no salió para el noveno round.

Pero De la Hoya no fue la única víctima del filipino en el año que pasó. En marzo se llevó una decisión dividida sobre el mexicano Juan Manuel Márquez para ganar la corona superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, y tres meses más tarde demolió a David Díaz para quedarse con el cinturón ligero del CMB.

Pacquiao terminó el año con tres victorias estupendas en tres divisiones distintas, y el derecho a decir que es el mejor peleador del mundo de la actualidad.

2) El año de Margarito
Si a Antonio Margarito le faltaba algo en el boxeo, era ganarse el respeto del mundo en el deporte de los guantes. Y 2008 le dio esa oportunidad.

Luego de noquear por segunda vez al puertorriqueño Kermit Cintrón en abril en Atlantic City, para ganar la corona welter de la Federación Internacional de Boxeo, Margarito tuvo la oportunidad de su vida ante Miguel Cotto.

El mexicano la supo aprovechar y cuando nadie pensaba que iba a poder con la fuerza del entonces campeón invicto boricua, Margarito aguantó los primeros rounds para luego demoler a Cotto, que debió hincarse dos veces antes que el réferi detuviera el combate en el 11º asalto.

El triunfo no sólo lo convirtió en el boxeador que todos quieren ver en el ring, sino que revivió la rivalidad México-Puerto Rico en el boxeo.

3) Joe sabe todo
Luego de vencer a quien se le pusiera delante en el viejo continente, Joe Calzaghe decidió apagar todas las dudas viajando a Estados Unidos para su primera pelea fuera del Reino Unido, Dinamarca o Alemania.

Calzaghe llegó invicto con una marca de 44 victorias (32 por nocaut), pero sin el respeto del mundo del boxeo. Para cambiar su imagen aceptó pelear en Las Vegas ante el legendario Bernard Hopkins en el mes de abril.

Luego de caer en el primer round, Calzaghe se recuperó para vencer a B-Hop en una decisión dividida pero justa, y comenzó a justificar su dominio en el boxeo mundial.

Para completar el año, el Orgullo de Gales buscó a otro legendario boxeador, Roy Jones Jr., que venía de una buena victoria ante Félix Tito Trinidad. Calzaghe volvió a ver la lona en el primer asalto, pero otra vez se recuperó y demolió a Jones, que no pudo con la velocidad del gran campeón.

A pesar de rumores de una nueva pelea, Calzaghe anunció su retiro del boxeo, pero no por falta de rivales. Ojalá podamos ver a Calzaghe una vez más, ya sea ante Chad Dawson, Glen Johnson, o en una revancha ante Bernard Hopkins en Inglaterra.

4) Lo que nadie pensaba
Luego de su derrota ante Joe Calzaghe en abril, todos pensaban que Bernard Hopkins estaba terminado. Ya no había razón para regresar, especialmente en una división con grandes jóvenes talentos. Uno de ellos, Kelly Pavlik, decidió subir a los semipesados para enfrentar a Hopkins.

B-Hop cumplió con su promesa de dar la sorpresa y venció a Pavlik en una emocionante pelea en Atlantic City el 18 de octubre y se llevó una dominante decisión unánime, demostrando que todavía tiene resto para rato.

En un año en el que varios boxeadores veteranos dejaron claro que no es fácil subir al ring a una edad... avanzada, Hopkins se mostró como en sus mejores épocas unos meses antes de cumplir sus 44 años de edad.

5) Nace una estrella
El mayor prospecto puertorriqueño tuvo un año de ensueño, con cuatro victorias dominantes que lo catapultaron como uno de los peleadores más populares en el boxeo.

Juan Manuel López comenzó 2008 con una victoria por nocaut en tres rounds sobre Jonathan Oquendo en febrero. Casi cuatro meses después logró algo difícil de imaginar. Noqueó al campeón Daniel Ponce de León para quedarse con la corona pluma Jr. de la Organización Mundial de Boxeo.

Pero Juanma iba de menor a mayor, y en octubre noqueó en el primer round a César Figueroa en Puerto Rico. Dos meses después, en Las Vegas, demolió al argentino Sergio Medina en unos pocos segundos y su legado empezó a escribirse.

Juanma ya es comparado con otros grandes de Puerto Rico, como Miguel Cotto y Tito Trinidad, pero el joven campeón demostró en 2008 que fue el mejor prospecto latino en el boxeo.