•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego de tener una larga conversación con los peloteros de los Indios del Bóer sobre problemas de actitud en el equipo, a postrimerías de la segunda ronda del Campeonato Nacional de Beisbol Superior, el mánager Julio Sánchez habló más positivo que nunca sobre las intenciones de ser campeón, tanto así que consideró que “Dios es boerista”. 

Ayer, en el Estadio Nacional Denis Martínez, el timonel de la Tribu hizo una evaluación, tomando conciencia que para ganar es necesario dejar de jugar con extrema confianza y displicencia, como lo han hecho desde el inicio de la temporada. 

"Veo al Bóer en la final y creo que si la plática que tuvimos hoy (ayer) con los jugadores fue sincera, el Bóer va a ser campeón porque tiene las herramientas y el recurso humano. Con o sin refuerzos tenemos etiqueta de campeón", afirmó el timonel. 

“Lo vamos a ser porque aquí hay millones de boeristas, para que  las familias se alegren y que Dios se alegre, porque Dios es boerista también. Él nos protege y estamos en camino de la victoria y del campeonato”, agregó Sánchez con seguridad. 

A guardar titulares 

Para las últimas fechas, la Tribu se enfrentará a los Indígenas de Matagalpa, a los Toros de Chontales y de ser necesario completará un juego contra León y Río San Juan, para ubicarse en el primer o segundo lugar de la competencia. Para dichos desafíos Sánchez le dará descanso a sus titulares. 

“Ya hice mis números y el Bóer debe quedar en primer o segundo lugar de los ocho equipos clasificados, y para eso tengo que ganar seis juegos de diez”, apuntó Sánchez, que le dará descanso a sus cuatro lanzadores estelares, entre ellos Róger Marín, que podría lanzar el sábado por última vez. 

De momento, el mánager capitalino podría darles descanso a Winston Dávila, que ha cachado todos los juegos, y Jass Vargas, que tiene dolencias. Por ello, se arriesgará a alcanzar las seis victorias que necesita con los peloteros menores.