•  |
  •  |
  • EFE

El Real Madrid busca una remontada europea que hace años no consigue, alejado de aquellas noches míticas que dieron forma a su leyenda, en un pulso por la presencia en la gran final de Berlín con un Juventus en mejor momento físico y anímico tras el 2-1 de la ida, que además recupera al francés Paul Pogba.

La grandeza de un encuentro convertido en clásico europeo, con dos equipos que pondrán veinte finales de Copa de Europa sobre el césped del Santiago Bernabéu y doce ‘orejonas’, aumenta aún más tras la inesperada resolución de la ida de semifinales.

La considerada ‘cenicienta’ de Liga de Campeones a puertas de la final mostró la mejor de sus imágenes para hacer tambalearse al vigente campeón. La mala imagen dejada en el Juventus Stadium por el Real Madrid tiene solución gracias al tanto a domicilio del portugués Cristiano Ronaldo. 

El equipo de Carlo Ancelotti tiene que marcar y vencer en el estadio Santiago Bernabéu, empujado por su afición, para alcanzar una nueva cita con la historia en Berlín y optar a la ‘Undécima’ como el primer equipo que revalida el título más prestigioso del mundo a nivel de clubes desde que el torneo se denomina Liga de Campeones.

Como en aquellas noches mágicas de fútbol europeo en el coliseo blanco, la afición madridista comenzará a las 10:00 a.m. a crear un ambiente de gala en las calles para alentar a sus jugadores desde su llegada en autobús.

Ancelotti tan solo tiene una duda por despejar, la presencia del francés Karim Benzema de inicio en el equipo titular o como revulsivo en la segunda parte cuando el ritmo intenso del partido se reduzca.

Lleva un mes sin competir y es lo que genera inseguridad en la decisión del técnico italiano, que puede contar finalmente con el alemán Toni Kroos al mando y saldrá con todo por su rival.

Isco Alarcón y el colombiano James completarán el centro del campo, sin el experimento de Sergio Ramos como medio tras la mala experiencia del Juventus Stadium, y con un 4-3-3 para buscar los goles que allanen el camino a Berlín, atacando a una defensa de cinco del rival, en un día en el que el portugués Cristiano Ronaldo y el galés Gareth Bale deben mostrar las razones de su alto precio.

La última presencia del Juventus en semifinales fue en la edición 2002-03, cuando, precisamente ante el Real Madrid, remontó el mismo resultado a la inversa. La derrota por 2-1 en Madrid la volteó en su estadio con un 3-1. En el presente, los goles de un Álvaro Morata que regresa a casa y de Carlos Tévez le dan ventaja.

La incógnita por despejar es si Allegri apostará por una defensa de cinco, incluyendo a Barzagli de inicio, o mantendrá un 4-4-2 con más fuerza en la medular gracias a la entrada de Pogba por Sturaro.