•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

"Chimy" sigue preparándose con intensidad, no hay tiempo de descansar, hay un compromiso complicado por afrontar. El nica Leonardo Morales se enfrentará al mexicano Alejandro "Teco" Quiñones el próximo 6 de junio en el evento UFC Fight Night 68, en Nueva Orleans, Luisiana, EE.UU.

Según su manejador, Alex Amador, Morales firmará el contrato de la pelea el próximo martes en la oficina del abogado Carlos Blandón, que es el manejador de Román "Chocolatito" González. Mientras tanto, Leonardo está tranquilo entrenando todos los días con sus compañeros de la Academia Xtreme Combat y disfrutando de su hijo recién nacido hace tres meses, quien lo acompaña a sus sesiones de adiestramiento.

Emocionado

“Estoy contento y emocionado por la bendición que Dios me ha dado de entrar directamente a una cartelera de la UFC; el propósito es seguir haciendo carrera y conseguir la victoria. Siempre pensaba estar en ese octágono de la UFC, la promotora más grande de MMA en el mundo, llegar allí es escalar hasta lo mejor, siempre voy a entrenar con todo", dijo Morales, que fue subcampeón del Ultime Figther Latinoamérica que se realizó en México el año pasado.

Morales respeta a Quiñones. Lo considera un peleador astuto, valiente y agresivo en el octágono. Es consciente que debe realizar un combate inteligente, pero considera que el hecho de pelear en 135 libras le beneficia tomando en cuenta que en el ‘reality’ batalló contra rivales de 145.

“El mexicano es  un peleador de mucho movimiento, es aguerrido, tira muchas combinaciones con un gran estilo será una pelea muy movida, de mucha técnica e inteligencia. Vamos a prepararnos en todas la áreas, cuando me ataque reaccionaré rápido. En 135 libras es un peso en el que me sentiré mejor, más ligero, es mi peso adecuado”, afirmó Morales.