•   Los Ángeles, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mexicano Edgar Sosa no ha podido conquistar un segundo título mundial en su carrera, después que por largo tiempo fue campeón minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En octubre de 2011, intentó ganar el cinturón ante el tailandés Pongsaklek Wonjongkam, pero perdió por decisión en 12 rounds.

Luego, en diciembre de 2013, intentó destronar al japonés Akira Yaegashi, pero igualmente fue derrotado por puntos. Este sábado, sin embargo, intentará cumplir su sueño cuando enfrente al nicaragüense Román “Chocolatito” González, algo así como se titula la recordada canción del dominicano Juan Luis Guerra: cruzar “El Niágara en bicicleta”.

“Estoy contento con la oportunidad que me brindó Román. Es un excelente campeón mundial, una gran persona, un campeón invicto, pero yo  vengo en excelente condición física para ganar esta pelea”, dijo Sosa.

“Es una gran oportunidad que no voy a dejar escapar. Voy a entregarme en cuerpo y alma, con mucha pasión, para sacar la victoria”, añadió.

Con motivación

Sosa lució motivado en el entrenamiento público que tuvo lugar ayer en el Gimnasio Wild Card Best Boxing, de Santa Mónica, California.

Su mánager, el reconocido periodista del Diario Esto de México, José Luis Camarillo, aseguró que Sosa tomó muy en serio su preparación física y mental, logrando un gran campo de entrenamiento en el gimnasio que hace algunas semanas inauguró en Ciudad de México.

“Edgar se preparó como nunca. Está motivado, sabe que es una gran oportunidad pelear por HBO y además que va a ganar una de las bolsas más importantes de su carrera”, acotó Camarillo.

¿Cómo pelearle a Román?

Esta pregunta es, sin duda, la que muchas veces se hicieron los 42 rivales que han caído víctimas de los puños del “Chocolatito”, incluyendo 36  por nocauts. Sosa, un experimentado peleador de 35 años de edad, seguramente se la ha planteado en innumerables ocasiones, porque enfrentar a González es ir contra un peleador casi perfecto, un salvaje golpeador al cuerpo, que se ha esmerado más en su ataque que en perfeccionar su defensa, algo que le ha brindado excelente resultados.

“Debo hacer una pelea inteligente, ganando round tras round. Hay que emplear una gran movilidad, no ser una presa fácil, porque Román es un gran peleador a quien se le debe respetar mucho. El objetivo es sacar la victoria y para eso hemos trabajado mucho durante varias semanas de preparación”, explicó Sosa.

“A pesar de mi veteranía, me siento en excelentes condiciones física. Llego con mucha experiencia a esta pelea después de  haber enfrentado a tantos campeones. Tengo un enorme compromiso de demostrar a HBO que los pesos pequeños también somos buenos peleadores. Queremos que se nos tome en cuenta, para que se nos pague mejor y tengamos esa enorme ventana a todo el mundo”, reiteró.