Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Marino Martínez / El Nuevo Herald

Al parecer, al cubano Kendry Morales le llegó la gran oportunidad para demostrar su verdadero talento. Los Angelinos de Anaheim se quedaron sin Mark Teixeira, al llegar el agente libre a un pacto con los Yanquis de Nueva York.

Teixeira se unió a los Angelinos en 2007 en un cambio con Atlanta, y su presencia era un obstáculo para Morales, que ahora se convierte en el primer aspirante a ocupar la inicial.

Kendry, un joven de 25 años y natural de Fomento, jugó en Cuba para los equipos Habana e Industriales. Fue Novato del Año en 2002.

Militó con la selección nacional en la Copa Intercontinental de 2002 y en la Serie Mundial de 2003, ambos eventos celebrados en el Estadio Latinoamericano.

Durante el torneo clasificatorio de 2003 en Panamá para los Juegos Olímpicos de Atenas, Morales fue enviado de regreso a Cuba por establecer contacto con un agente de peloteros de Grandes Ligas. Al ser sancionado, el jugador determinó que su única opción era buscar nuevos horizontes.

Llegó a Estados Unidos en 2004 y fue firmado por los Angelinos. Su paso por las Menores fue exitoso y debutó en Grandes Ligas el 23 de mayo de 2006. Desde entonces, su rendimiento no ha sido consistente.

En 127 partidos acumula 377 turnos al plato, con 12 jonrones, 45 impulsadas, un slugging de .408 y su promedio es de .249.

Cuando analizamos las oportunidades que ha tenido el cubano, debemos afirmar que éstas han sido bajo la presión de que si no produce hoy, mañana va rumbo al banco. Y ésta no es la forma para determinar con exactitud la verdadera potencialidad de un pelotero joven.

Es cierto que la historia está repleta de jugadores que al recibir el primer chance se ganaron el puesto. Pero la historia también dice que muchos otros lo lograron cuando tuvieron la oportunidad del juego diario. Algunas de estas figuras tienen sus nombres en Cooperstown.

En estos momentos, el cubano juega en la pelota invernal de República Dominicana con los Gigantes del Cibao, donde está partiendo la bola con su majagua al ser el líder de los bateadores.

Morales es un bateador ambidiestro con fuerza en sus muñecas. Su talento es innegable. Y cuando el talento se une a la juventud, el otro factor para triunfar es recibir la oportunidad. Y esa oportunidad es el juego diario.

El manager de los Angelinos, Mike Scioscia, debe darle juego diario al cubano para que pueda desarrollar al ciento por ciento sus habilidades naturales.

Es posible que los Angelinos tengan una estrella naciente en la figura de Kendry Morales. Éste es el momento indicado para que la dirección de este equipo encuentre la respuesta que despeje esa interrogante, y también podría ser la oportunidad que estaba buscando el antillano para demostrar a palo limpio que puede ser un gran bateador en la pelota de Grandes Ligas.