•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Espndeportes.com

Hace menos de una semana que los Houston Rockets juegan a ganar o morir; así que el partido de hoy (1:30 p.m.) será como cualquiera de los dos anteriores en que un triunfo permite alargar su temporada; una derrota y a casa. La única gran diferencia será que para el rival, Los Ángeles Clippers, tampoco hay margen de error.

Los Clippers ya dilapidaron una ventaja de 3-1 en la serie semifinal del Oeste, que apenas el domingo anterior parecía que dominaban sin despeinarse; antes de perder de maneras improbables.

Los Rockets ganaron por margen de 21 puntos el martes pasado el Juego 5, luego de perder los dos anteriores por al menos 25 unidades cada uno. Pero el jueves anterior fue incluso aún más sorprende que Houston pudiera recuperarse de una desventaja de 19 puntos que sufrían con dos minutos por terminar el tercer periodo, antes de ganar 119-107 para llevar la serie a un séptimo y definitivo encuentro.

“Este partido no será diferente al último que jugamos aquí”, dijo el entrenador de los Rockets Kevin McHale, minutos después de terminar el entrenamiento de ayer en sus instalaciones del Toyota Center. “Hemos ganado muchos juegos aquí, frente a nuestra gente, con todo el apoyo del mundo”.

“Hace tres partidos que estamos jugándonos la eliminación”, agregó. “Los muchachos han mostrado carácter y el premio después de ganar los anteriores dos puede ser grande: Ir a las Finales de Conferencia”.

Los Rockets terminaron la temporada regular 30-11 en casa y en los actuales playoffs están 5-1. Pero la misión aún se ve más complicada de lo que aparenta un simple séptimo partido en casa.

En la historia de la NBA, los equipos que han liderado 3-1 al mejor de siete partidos, se las han ingeniado para ganar la serie 96.5 por ciento de las ocasiones. Antes de esta serie, 227 equipos estuvieron en desventaja 3-1 en la serie y solo ocho lograron salir adelante; la última vez en la temporada 2005-2006.

Houston tiene récord 9-2 en partidos que enfrentan eliminación en series en que estuvieron 3-1 y han ganado sus cinco más recientes. “Venimos a este lugar para competir por un campeonato”, afirmó el jugador de los Rockets, James Harden.