•   España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Vicente Calderón abrirá hoy la primera oportunidad del Barcelona para cerrar el título de Liga, en un choque de enorme exigencia con el Atlético de Madrid, también con su objetivo, el tercer puesto, a tiro de una victoria, la misma distancia que separa al equipo azulgrana de ser campeón.

Después de 36 jornadas de ‘carrera’, uno y otro conjunto avistan ya la meta en el esprint final, en el que al Barcelona le vale incluso con calcar el mismo resultado que firme el Real Madrid ante el Espanyol para asegurar el título, como también le sirve al Atlético con repetir el marcador del Valencia para ser tercero.

Ambos apuntan a la victoria en su duelo de este domingo, el mismo que definió el campeón hace justo un año. El 17 de mayo de 2014, el Atlético ganó la Liga con un 1-1 en el Camp Nou. El 17 de mayo de 2015, el Barcelona tiene la ocasión de tomar el relevo como ganador de la competición precisamente contra el conjunto rojiblanco.

Un nuevo choque de estilos del que el pasado curso salió vencedor el bloque madrileño y del que esta campaña ha surgido ganador hasta ahora el Barsa, que ha resuelto con victoria sus tres compromisos con ese rival: 3-1 en la Liga y 1-0 y 2-3 en cuartos de la Copa del Rey, la última vez, el 28 de enero, que el Atlético perdió en casa.

Tres meses y medio después vuelven a cruzarse en un partido transcendental para el ganador y en el primer momento culminante de la temporada para los de Luis Enrique Martínez, aunque el Barsa incluso podría permitirse una derrota, siempre que en el último partido liguero, que se jugará el próximo sábado en Camp Nou, derrote al Deportivo de La Coruña.

Ya tiene el vigésimo tercer título de su historia al alcance de la mano, una Liga cimentada en una gran segunda vuelta en la que apenas ha tenido fallos y un campeonato basado en la fortaleza atacante, en la defensiva y en la calidad del meta Claudio Bravo, fundamental en muchos encuentros.

Además, los azulgranas andan encarrilados en un final de temporada en el que todo son buenas noticias para ellos. Funcionan todas sus líneas y su tripleta de delanteros, la formada por Leo Messi, Neymar y Luis Suárez, está a un grandísimo nivel, como demuestran los 114 goles marcados desde el inicio del curso.