•   Los Ángeles / California  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Fórum de Los Ángeles se tiñó de azul y blanco anoche. Cientos de nicaragüenses radicados en California dejaron sus deberes a un lado y con un orgullo patrio, se hicieron presentes a este mítico escenario para presenciar la demoledora actuación de Román “Chocolatito” González, quien noqueó en apenas el segundo round al excampeón mundial mexicano 
Edgar Sosa, visitando la lona en tres ocasiones, defendiendo con éxito por segunda ocasión su corona mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Con la canción cristiana “El himno de victoria” como su tema de batalla, el “Chocolatito” subió al ring del Fórum envuelto en una amplia cobija del favoritismo. Y no desentonó para nada. Con el grito de “Viva Nicaragua” escuchándose en cada momento en las gradas del mítico escenario, Román y Sosa saltaron al centro del ring en busca de la ansiada victoria. 

Se calentó rápido

Medio asalto, es decir poco más de un minuto, tardó  el “Chocolatito” en calentarse. Siguió a Sosa como si fuera una presa, soltando sus combinaciones y rápidas manos que pusieron en estado máximo de alerta a Sosa.

Los mexicanos presentes en el Fórum, una gran parte del aforo de más de 10 mil aficionados, hicieron silencio al ver el desborde de Román, quien atacó desde todos los ángulos al veterano peleador azteca que trataba de conquistar la segunda corona mundial en su carrera.

Pero no hubo manera que Sosa pudiera descifrar o contener la furia de González, quien con un instinto salvaje salió hecho una fiera en el segundo round. Román se lanzó con todo sobre Sosa, probando su fortaleza, frenando de un tajo sus desplazamientos sobre el ring.

Y ahí vino la debacle para el mexicano. El “Chocolatito” lo cazó con una combinación potente de izquierda y derecha al rostro, que lo enviaron a la lona.

Segunda caída

El rostro asustado de Sosa era visible. Pero se levantó, tratando de dar batalla, quizás con el orgullo de peleador mexicano herido, pero no pudo esquivar la embestida del pinolero que nuevamente lo mandó a la lona con una potente derecha al rostro.

Con el olor al nocáut inundando todos los rincones del Fórum, González se lanzó con todo a definir la pelea. Y lo consiguió, llevando contra las cuerdas a Sosa, lanzando golpes desde todos los ángulos imaginables, hasta que lo mandó por tercera vez a la lona para decretar el final del combate a los 2:37 minutos de ese segundo round.

El referee Raúl Caíz no tuvo ni que contar a Sosa. Tres caídas, en ese segundo round, decretaban el final de la pelea y el contundente estreno del “Chocolatito” a través de la señal HBO, convenciendo de su calidad y abriendo puertas que serán muy importantes para dar el salto esperado por todos en el boxeo mundial.