•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román González fue recibido por más de 1,500 miembros de la Juventud Sandinista.

Arribó anoche al país el tricampeón mundial Román González. Sin señales en su rostro y con una sonrisa iluminadora, el pinolero fue recibido en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino por más de 1,500 miembros de la Juventud Sandinista, quienes llenaron de bullicio, emoción, y alegría la terminal aérea de Managua.

En el recibimiento del tricampeón estuvo presente su mamá, doña Liliam Luna, y también Maurice Ortega, hijo del presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega. Ante una batería de periodistas de los medios oficialistas, Román agradeció el apoyo y el cariño que le han brindado durante sus combates.

“Todo lo que tengo se lo debo a Dios, esta victoria es del pueblo de Nicaragua, de mi familia, y del comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo. Agradecerle a Alexis Argüello, quien me hizo un gran campeón, el me enseñó cómo se debe entrenar un campeón, ha valido la pena el esfuerzo que he hecho en el gimnasio”, dijo González, quien noqueó a Edgar Sosa en apenas dos asaltos.

Gran impacto

González indicó que los encargados de HBO quedaron impresionados con su presentación.  “Mi esquina me mandó a combinar arriba y abajo. La condición que tenía era lo mejor, la gente de HBO quedó muy impactada por la pelea que hice, no le quedé mal a la gente que me apoyó. Estoy agradecido con esta juventud divina”, comentó.

Según Román el hecho de que Sosa no marcara en su primer intento las 112 libras, fue una muestra de que no estaba en las mejores condiciones para el enfrentamiento. “En cuanto no dio el peso allí perdió la pelea. Yo me di cuenta que no venía en las mejores condiciones, le he cumplido a mi pueblo, nunca he fallado en la báscula”, afirmó el pinolero, quien le hizo un llamado a Juan Francisco Estrada para que sea un poco más sencillo. “Estrada se ha exaltado demasiado, en la vida hay que ser humilde”.

A su salida del Aeropuerto Internacional, una caravana de más de 25 buses, acompañaron el tour que el tricampeón realizó en algunas avenidas de Managua, para finalizar en el barrio La Esperanza, donde nació el segundo mejor peleador de la historia de Nicaragua y que regresará al ring posiblemente en agosto para defender su título mosca contra el mexicano Giovanni Segura.