•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Leonardo “Chimy” Morales firmó el contrato de su combate con la UFC este lunes. El peleador de la cresta roja peleará contra el mexicano Alejandro “Teco” Quiñones el próximo 6 de junio en el evento UFC Fight Night 68, en Nueva Orleans, Luisiana.

Este será el primer combate de Morales en un evento de la UFC. De lograr la victoria y brindar un buen espectáculo, el nica podría tener la oportunidad de firmar con la empresa más importante de Artes Marciales Mixtas (AMM) en el mundo. Esa es la misión de “Chimy”, impactar y seguir escalando peldaños.

“Estamos bien, sigo preparándome, el peso no será ningún problema”, aseguró Morales, quien peleará en 135 libras, 10 menos con las que combatió en el reality Ultime Figther Latinoamérica.  “Pues la verdad no he sentido desgaste, he estado haciendo un buen trabajo en ese sentido, tengo el peso controlado. He crecido muchísimo como peleador en mi técnica, y estamos trabajando en perfeccionarla todos los días”, agregó.

Mucho interés
Por su parte, Alex Amador, manejador y entrenador del peleador, habló sobre ese interés de la UFC, pero el ascenso de Morales depende de sí mismo. “La UFC está muy interesada en Leonardo, dependerá de los resultados obviamente, pero confiamos en el, sé que pueden lograr grandes cosas”, indicó Amador.

Sobre la preparación que se ha hecho para esta pelea Amador comentó que “este campamento ha sido productivo para “Chimy”, él decidió quedarse en Nicaragua porque considera que aquí lo tiene todo para prepararse adecuadamente. Ha visto mucho Jiu-jitsu, Muay Thai y Lucha. En los entrenamientos combina todas las modalidades de ataque. Mientras Chimy este arriba más tiempo, habrá la posibilidad de lastimarlo y noquearlo a Quiñones, pero también nos hemos preparado para pelear en el piso”.